lunes, 22 de marzo de 2010

Clichés fáticos

Hace tiempo que quería escribir sobre esto pero, por una u otra razón, no lo había hecho. Como mañana les voy a hablar a mis alumnos sobre las funciones del lenguaje me acordé del tema. En los años sesenta, el lingüista ruso Roman Jakobson (uno de los representantes del Círculo de Praga) distinguió seis funciones del lenguaje: referencial (que sirve para transmitir información), emotiva (en la que el emisor expresa sus sentimientos), conativa (que pretende captar la atención del receptor), fática (que sirve para que establecer contacto), metalingüística (en la que la lengua se vuelve el centro del mensaje) y poética (en la que el mensaje se vuelve una obra de arte). No voy a profundizar en las seis funciones porque no es el tema principal de la entrada y quienes no las conocen siempre pueden indagar en Internet.

La función fática, que es la que me interesa rescatar para esta entrada, está centrada en el contacto o canal de la comunicación. Hay mensajes que sirven básicamente para entablar, prolongar o interrumpir la comunicación, para atraer la atención del interlocutor o para confirmar su atención. Los hablantes decimos “hola” o “adiós” para iniciar o interrumpir conversaciones; cuando queremos comprobar que el otro nos escucha, preguntamos “¿me estás escuchando?” o usamos interjecciones. La función fática se puede manifestar por medio de un intercambio abundante de fórmulas ritualizadas o de diálogos completos con el mero propósito de prolongar la comunicación. Jakobson muestra el siguiente ejemplo captado por la dramaturga Dorothy Parker:

—Bueno —dijo el joven.
—Bueno —dijo ella.
—¡Bueno!, ya estamos —dijo él.
—Ya estamos —dijo ella —¿verdad?
—Eso creo —dijo él —¡Hala, ya estamos!
—Bueno —dijo ella.
—Bueno —dijo él —bueno.


La información transmitida en este tipo de diálogos es mínima, por no decir inexistente. No es más que hojarasca. Sin embargo, el hecho de establecer diálogo es importante. Mediante este tipo de intercambios de frases, las personas se ponen en “contacto” lingüístico, abren el canal de comunicación y, si es necesario, pueden intercambiar información más sustancial. Ésa es precisamente la finalidad de la función fática: poner en contacto a los interlocutores, situarlos en el diálogo para que, en caso necesario, una vez abierto el canal, puedan ir al grano.

El término fático (que parece provenir del griego fatos, dicho) fue acuñado por el antropólogo polaco Bronislaw Malinowski a principios del siglo xx para referirse a la función social del lenguaje que nace de la necesidad humana básica de hacer un gesto de amistad (o, al menos, de no enemistad). Si alguien no dice estas frases cuando se espera que las diga y se queda en silencio, es seguramente para indicar distancia, indiferencia o incluso peligro. Un ejemplo típico de "conversación" fática son los intercambios rituales acerca del clima que se dan en un elevador.

Lo interesante es que los clichés –o las fórmulas ritualizadas- pueden variar según las situaciones e incluso según las costumbres de cada grupo social. En algunos casos, el diálogo ritual puede ser extenso y en otros breve. Incluso pueden variar los tópicos. Cuando viví en la Bretaña francesa observé que la conversación sobre el clima realmente es un ritual. No hay conversación que no inicie por un comentario sobre el tiempo, lo cual hasta cierto punto
es comprensible ya que el clima en Bretaña es deprimente la mayor parte del año. Pero incluso cuando hacía buen tiempo, recuerdo que la dueña de la tienda de comestibles me recibía con un “Il fait beau, hein”. Y la conversación sobre el buen o mal tiempo que hacía ese día podía prolongarse hasta que yo pagaba y me salía de la tienda.

Pero el clima no es un tema universal para rellenar una conversación como los bretones o los ingleses podrían pensar. En México sí llegamos a usarlo (nunca falta un “ay, qué calor está haciendo” o “qué frío”), pero el tema principal que usamos como función fática los mexicanos (bueno, más bien los chilangos) es nada más y nada menos que el tráfico. Un comentario sobre el tráfico es la fórmula ritualizada por excelencia para iniciar casi cualquier conversación en el D.F. Incluso, cuando uno está en un taxi, éste puede constituir el tema principal que se prolonga hasta el momento en que uno llega a su destino. De hecho, los taxistas son los expertos en la comunicación fática y con ellos podemos tocar algunos otros temas. Antes del 2000 uno hablaba de la bola de rateros y corruptos del PRI, en los ochenta también se hablaba un poco sobre la contaminación. Hoy además del tráfico, también se habla de la inseguridad y del narco.

En algún lugar leí que las mujeres en Burundi, cuando se despiden, a menudo dicen en forma rutinaria y cortés “tengo que irme a casa o mi marido me va a golpear”. En otras culturas es probable que se hable poco y que los intercambios se reduzcan a breves fórmulas de cortesía. Cada lugar tiene sus propias costumbres sociales y lingüísticas. Me encantaría que los lectores compartieran los clichés que se usan en sus países. ¿Qué tópicos sirven para establecer contacto con otras personas? ¿Cuáles son las fórmulas más comunes?

24 comentarios:

Lansky dijo...

Muy interesante este post. No conocía la clasificación de Jacobson, aunque la veo algo...solapable. No hay funciones totalmente puras, me parece. Por cierto Parker era también narradora y no sólo dramaturga, y muy buena.

Aquí va mi ejemplo de conversación...¿fática? entre una clienta y el frutero

-Buenas, ¿tiene peras?
-Muy buenas
-Muy buenas, ¿tienen peras?

Vanbrugh dijo...

Las dificultades para encontrar aparcamiento son, en Madrid al menos, un asunto muy socorrido para "romper el hielo", casi más que el tráfico o que el tiempo. Hasta hace poco, cuando aún se podía fumar, también lo era el tabaco, si se fumaba o no, si se había "dejado" o se pensaba "dejar"... (Ahora ya no se puede, casi mejor comentar si uno esnifa o no heroína, o abusa o no de menores. No te mirarán tan mal.)

Personalmente tiendo a iniciar las conversaciones con desconocidos diciendo algún disparate desconcertante e inesperado. Si se ríen y conectamos, fantástico, tengo tres cuartos del camino andado. Si me miran con susto o con perplejidad y contestan alguna inanidad cortés, me atempero rápidamente y ya sé a qué atenerme: estoy una vez más entre cretinos y más vale que finja ser yo también uno de ellos.

Vanbrugh dijo...

Perdón, creo que la heroína no se esnifa. En fin, lo que se haga con ella....

Harry Papaley dijo...

Aca en Israel la comunicacion es muy directa, por lo general con pocos elementos faticos aunque los hay (clima, el conflicto arabe-israeli). Aca "se va al grano"- que por cierto estaria bien un post sobre dicha expresion.
Ademas, la gente aca se mete en cualquier conversacion ajena como si conocieran a los interlocutores hace mucho tiempo. Una vez que se entienden estos codigos, son muy practicos y ahorran la incomodidad de lo fatico.

marichuy dijo...

Querida

Y mira que uno, a veces desprecia un poco ese tipo de conversaciones, de fórmula les llamo yo.

Je, en este país, dices bien, cada día encontramos más tópicos con los cuales iniciar algún contacto. Antes del 2000 era criticando a la bola de corruptos del PRI; en la actualidad, es casi un cliché hacerlo, haciendo mención a lo estultos y doblemoralinos que son los PANistas. En los taxis seguido me toca participar, aún sin quererlo, en este tipo de conversaciones.

Un beso y gracias por este tema

mario skan dijo...

Como tengo un hijo adolescente por ahí escucho las conversaciones casuales que tiene cuando se cruza con alguien que apenas conoce en un lugar determinado y dice:
Hola, todo bien?
-si, y vos. Todo bien? -y si se agrega un tercero inicia con hola, todo bien? si, todo bien y vos... y así hasta el infinito.
Está bueno ese contacto porque predispone al otro a estar en un estado positivo cero mala onda. De sopetón se pregunta y si está todo mal se huye, como dice el gran filósofo británico Hill Benny: un amigo en problemas en un maldito cargoso.
En general los adultos acá también inician sus contactos con un todo bien pero luego agregan parece que va a llover ( cosa extraña porque acá no llueve nunca )
Muy buena tu entrada Strika

Caminante dijo...

¿Qué relación guardan estos clichés fáticos con el rapport?

Alci dijo...

Yo creo que el cliché fático más grande de los taxistas es el siguiente:
¿Que pasó joven/Don, ya a trabajar/ descansar?

alfredo dijo...

en chile, se utiliza el comentario del clima; nunca falla, o alguna critica respecto a algo cuando se esta en una aglomeracion.

los taxistas manejan el deporte, principalmente el futbol, que es el tema obligado cuando hay alguno demasiado conversador.

en otro tipo de contextos no lo se: no le hablo a la gente. no tengo frase fatica.

http://cerdotopia.wordpress.com/

blogger no me deja con open id

Gevalher dijo...

Yeap, acá en Bolivia (específicamente La Paz), los comentarios fáticos van casi siempre por el lado del clima en particular cuando se habla con perfectos extraños, luego está eso de alabarle algún detallito interesante a la prole de alguien.

Los taxistas, siendo como son bastante observadores, suelen inquirir acerca de -según su intuición les dicte-, acerca del destino (-¿recogiéndose a casa joven? o -¿ya se va al trabajo?), pero sus temas favoritos casi siempre son los deportes o alguna situación en las que ambos conductor y pasajero sean testigos casuales...
Cuando te encuentras antiguos conocidos, las charlas son casi siempre de este tipo:
-¡Hola Fulano! ¡Qué bien que estàs!
-¡Hola Mengano! Si, así nomás vamos, y ¿tú como andas?...
- Bien nomás, y ¿cómo están los xxx (colegas, amigos o familia)?
- Bien nomás...
- Me los saludas, chau...
- Ok, chau...

Strika dijo...

Lansky: De hecho, estas funciones no son puras. El mismo Jakobson dice que sería difícil encontrar mensajes verbales que cumplan con una sola función. La diversidad no radica en el monopolio de alguna de ellas, sino en un diferente orden jerárquico. Y la estructura verbal de un mensaje depende principalmente de la función predominante. Un beso

Vanbrugh: Es buena esa estrategia de iniciar conversaciones con algo desconcertante. Lo voy a intentar. Je, je. Y la heroína, hasta donde sé, se inyecta. Ja, ja.

Harry: En efecto, los israelíes son muy directos. Cuando volví hace tres años recordé que no hay que tomarse las cosas personales con ellos, pues esa forma que tienen de hablarle a uno es parte de su carácter. Voy a ver si encuentro el origen de “al grano”.

Marichuy, querida: Casi no viajo en taxi, pero últimamente me ha tocado también hablar con los taxistas de Marcelo a quien la mayoría de estos no tienen en muy buena estima. También me ha tocado un par de veces un “estábamos mejor con el PRI”. Y no sé si el comentario sea fático, pero al menos sí es patético. :S Un beso

Mariano: Ja, ja. ¡Muy sabio Benny Hill! Un saludo

Caminante: Pues supongo que tienen el mismo fin, ¿no? La diferencia sería que el rapport, creo, es un concepto más amplio y además pertenece al campo de la psicología. Pero estoy segura de que tú sabrás explicarlo mejor que yo. ;-)

Alci: Ja, ja. Es cierto. Esa es casi siempre la forma de iniciar la conversación.

Alfredo: Bueno, supongo que lo de hablar de deportes será con los hombres y no con las mujeres. Nunca me ha tocado un taxista (ni ningún desconocido) que trate de atraer mi atención con deportes. Por otro lado, no es cierto lo que dices: todos usamos frases fáticas: un simple “hola” puede serlo. Saludos y bienvenido al blog.

Gevalher: Sobre los deportes insisto que ésa es comunicación fática entre hombres. ;) Pero sí, en efecto, uno trata de hablar de situaciones que ambos compartan.

Por cierto, justo después de escribir esta entrada vi un episodio de Seinfeld en el que se burla un poco de la función fática. A ver si encuentro la escena en YouTube y la subo.

Sendos abrazos

Caminante dijo...

Pues tenia entendido que era un concepto prestado de la linguistica, ta bien.

Lansky dijo...

La heroina, además de inyectarse sí se puede esnifar, aunque lo habitual en gente que no quiere riesgos excesivos es hacerse un chino, es decir, calentarla en un papel del aluminio e inhalarla.

Soy testigo personal de que vanbrugh emplea esa táctica que dice para inicar conversaciones con extraños, conmigo lo hizo.

Implicada dijo...

Mis alumnos adolescentes dicen que para darle "el cortón" rápido a alguien le dicen: "Ok, sale, bye, te cuidas" Dicen que "no suena gacho", pero si te lo dicen ya sabes que va implícito "el cortón".

Francisco dijo...

El clima es el tema fático por excelencia en Estados Unidos. Los judíos, en Siria. Los taxistas en Estados Unidos -por suerte- no hablan. En Siria hablan todo el tiempo de cualquier cosa (excepto política)

Strika dijo...

Caminante: Investigué un poquito y creo que el rapport es un concepto de la programación neurolingüística que de lingüística no tiene nada...

Lansky: Pues ahora sí que la heroína ni las drogas fuertes son mi especialidad. Me surge una pregunta a partir de tu comentario: ¿qué diferencia hay entre esnifar e inhalar? Siempre pensé que era lo mismo.

Implicada: Ja, ja. Pues todo es cuestión de perspectiva, porque a mí sí me suena gacho eso de decirle a alguien "sale, bye, te cuidas".

Francisco: Qué sabios son los taxistas sirios. Ya ves que dicen por ahí que es mejor no hablar de política ni de religión. :P

Strika dijo...

Por cierto, aquí les va la fórmula ritualizada más estúpida que conozco y que es tan típica en México:

Antes de las 12 hrs:

-Buenas tardes.
-Todavía son días.
(El que primero habló mira su reloj)
- Ah sí, es cierto. Todavía son días. Buenos días entonces.

Después de las 12 hrs:

-Buenos días.
-Ya son tardes.
(El que primero habló mira su reloj)
- Ah sí, es cierto. Ya son tardes. Buenas tardes entonces.

Me preguntó si en otros países se repetirá la misma idiotez...

Strika dijo...

No sé qué pasa. Si es Blogger o soy yo. He estado dejando comentario en algunos blogs, incluidos el mío, y recibo el correo de suscripción pero no aparecen. Va de nuez mi comentario. A ver si aparece:

Caminante: Investigué un poquito y creo que el rapport es un concepto de la programación neurolingüística que de lingüística no tiene nada...

Lansky: Pues ahora sí que la heroína ni las drogas fuertes son mi especialidad. Me surge una pregunta a partir de tu comentario: ¿qué diferencia hay entre esnifar e inhalar? Siempre pensé que era lo mismo.

Implicada: Ja, ja. Pues todo es cuestión de perspectiva, porque a mí sí me suena gacho eso de decirle a alguien "sale, bye, te cuidas".

Francisco: Qué sabios son los taxistas sirios. Ya ves que dicen por ahí que es mejor no hablar de política ni de religión. :P

Caminante dijo...

La neurolinguistica si es una cosa bien rara (y chance hasta falsa) pero deja pregunto por que recuerdo que esa onda del rapport era de linguistica pero pos igual y me equivoque.

Hotel Paradox dijo...

Me gusta tu blog... Y más por la referencia a Umberto Eco.

Una madre, un poco fastidada, le dice a su hijo: "Ya deja de obedecer a todo, pareces tonto".

¿Que hará el hijo?

Alberto Sánchez

http://hotelparadox.blogspot.com

Katrina Van Dassos dijo...

Tan interesante como siempre.

Mi aporte es aquello de:
-Buenos días, ¿qué tal?
-De lunes.

-Buenos días, ¿qué tal?
-Un sueño que me muero.

-Buenos días, ¿qué tal?
-Joder, el metro va FATAL hoy.

-Nuenos días, ¿qué tal?
-Bueno, ya es jueves...

-buenos días ¡Por fin es viernes!
-Sí,menos mal.

Así todas las semanas.
Un saludo!

***
PD. Lo de inhalar y esnifar... supongo que la diferencia es con que el pegamento y ese tipo de sustancias se inhalan los vapores. Lo de esnifar supongo que se refiere más a los sólidos.

Alberto Sánchez dijo...

Acabo de descubrir tu blog: se deja leer. (Me encanta la referencia al libro de Eco, que es uno de mis favoritos.)
Si algún día andas por Blogger pasa a visitarme:
http://hotelparadox.blogspot.com

Alberto Sánchez

jnj dijo...

¡Holaaaaa!

Los auténticos expertos en la conversación meteorológica son las gentes del Ampurdán gerundense.

Tengo por concluir un estudio acerca del inevitable alargamiento de la 'a' final en 'hola' así como de su tendencia a una espuria tonicidad.

En Catalunya, la función fática de cierre se halla en grado sumo interferida por el catalán, de modo que: adéu.

Strika dijo...

Katrina, Alberto y Juanjo: Gracias por sus aportaciones. Una disculpa por no haber contestado antes y por tener tan abandonado el blog. Pero he tenido unos meses de locura con muchísimo trabajo. No me queda tiempo para escribir y visitarlos a ustedes en sus respectivos blogs. Cuando tengo tiempo libre, de lo que menos tengo ganas es de andar en la compu. Espero que eso cambie pronto.

Un abrazo a todos,
Strika