lunes, 22 de diciembre de 2008

El síndrome de Truman

Aprovechando que en estos días no creo que mucha gente pase por aquí, voy a hacer una confesión. Cuando era adolescente, mucho tiempo antes de que existieran los reality shows, a veces tenía la impresión de que mi vida estaba siendo filmada por alguien. No es que creyera que hubiera cámaras ocultas por toda la casa, pero en algunos momentos tenía una especie de sensación de que alguien observaba, y sobre todo filmaba, todos y cada uno de mis movimientos. Era como si estuviera dentro de una película. Nunca analicé mi delirio y tampoco fue motivo de preocupación porque para empezar no creo haberlo compartido con nadie y para terminar algún día lo olvidé y no volví a tener esa sensación. Quizás al volverme adulta mi vida pasó de ser interesante y entretenida a trivial y aburrida. (Esa es la explicación romántica, seguramente Freud tendría otra).

Resulta que no he sido la única loca. El trastorno que acabo de describir es un mal que afecta cada vez a más gente, y que además ya tiene nombre. Desde hace dos años, el Dr. Joel Gold, psiquiatra afiliado al Hospital Bellevue de Nueva York, ha estado documentando casos de lo que ha bautizado como “El síndrome de Truman”, un delirio que afecta a algunas personas que están convencidas de que sus vidas están siendo transmitidas por televisión en algún reality show. El nombre del síndrome es una referencia a The Truman Show, una película de 1998 que giraba alrededor de un personaje cuya vida entera se había estado filmado desde que nació, sin que él lo supiera (Si no han visto la película, véanla. Es muy buena). De hecho, varios de los pacientes que sufren de este síndrome han mencionado específicamente ese filme para explicar la sensación que tienen.

Todo empezó con un hombre que llegó a las oficinas del FBI en los Estados Unidos a pedir ayuda para que lo liberaran del reality show que se estaba haciendo sobre su vida. Otro hombre estaba convencido de que cada uno de sus movimientos era filmado secretamente para un concurso de televisión. Y un tercero creía que todo -las noticias, los psiquiatras, las medicinas que le recetaban- era parte de una farsa, de un mundo montado que lo tenía a él como el protagonista involuntario (precisamente como ocurre con el personaje de The Truman Show).

Hasta ahora se han registrado alrededor de 50 casos similares. El trastorno tiende a aparecer en países desarrollados en los que hay un nivel alto de vigilancia, y donde los reality shows son populares. En ese tipo de sociedades, muchas personas tienen cierto grado de nerviosismo y se sienten bajo vigilancia u observadas constantemente por el gobierno. De hecho, muy pocos pacientes con el síndrome de Truman se enorgullecen de su fama imaginaria. La mayoría se siente profundamente alterada por una invasión orweilliana a su privacidad. Y al igual que Truman Burbank (el protagonista de la citada película), sienten que poco a poco se acercan a la verdad, pero que nadie les cree.

Los científicos señalan que este trastorno es una muestra de la influencia que la cultura popular puede tener en ciertas condiciones mentales. Sin embargo, no por ello hay que culpar a la televisión. En realidad se trata de una variante de los clásicos delirios de persecución y de grandeza, y, en otra época, estas mismas personas habrían experimentado el delirio por otras razones. Por ejemplo, durante la guerra fría, se registraron muchos casos de personas convencidas de que estaban siendo espiadas por la KGB. Hoy en día, en plena explosión de la comunicación audiovisual, aparecen personas que creen estar siendo filmadas para un importante programa de televisión. Es un ejemplo interesante de la conexión que existe entre la cultura y la salud mental. La cultura popular no provoca el trastorno, pero estos delirios y psicósis sólo pueden entenderse a la luz de nuestra cultura contemporánea.



27 comentarios:

Brujísima dijo...

sí, la paranoia a la n potencia! que chido!

una persona de mi familia que vive en casa se la pasa hablando por cel. a toda hora y tengo la impresión de que con quien habla sabe todo sobre nosotros, y hasta les confesé que siempre que esta ella al teléfono siento que estoy en un reality show

Ojaral dijo...

Qué pesadilla, Strika! A mí, que ninguna cueva me resulta lo bastante oscura para esconderme, ese delirio me volvería loco del todo.
Saludos!

Miroslav Panciutti dijo...

Efectivamente, me parece una variante de los delirios de persecución clásicos. Mi propia hermana, hace unos años y como resultado de su separación (bastante traumática) vivió durante una larga temporada convencida de que había una conspiración contra ella organizada por su exmarido, quien la mandaba seguir y filmar allá donde fuera. Incluso en las noticias de la tele oía mensajes cifrados referidos a ella. En su caso, no era para un reality pero el esuqema resultaba muy similar. Afortunadamente, parece que dieron con un tratamiento y últimamemente está bastante mejor. Un beso y felices fiestas.

mariano skan dijo...

Un argumento digno para una novela de P.H. DICK, el padre de los delirios de persecución. El escritor de Blade Runner y Reporte minoritario:sentencia previa, UBIK y otros títulos por demás freak.
El escritor yanky se creía vigilado por la CIA Y la KGB, pero no contento con ello, también lo vigilaba una inteligencia superior llamada VALIS, tenés que leer ese libro, bueno para el verano.

saludos y guay que te miran

marichuy dijo...

Ay querida Strika

Si que debe ser como vivir en una pesadilla. Lo curioso es que te pasara siendo adolescente, cuando todavía no estaba esa moda -bastante jodida, si me permites la expresión- de exhibir tu vida en los show de la TV.

En fin, celebro que ya no te aqueje esa angustia.

Besos fílmicos

PS. A mi me pasa otra cosa: siempre que analizo alguna situación, tiendo a planteámela como en un set de cine, como en una película.

e. r. dijo...

Hola Strika!
primero a mariano skan. truman show se basa en una novela de dick, llamada "tiempo desarticulado", es tal cual la peli. es más complejo el libro, pero está rebuena la peli, jeje.
Respecto a lo de paranoia por vida filmada, a mí lo que me preocupa es esa gente que se cree con poder de hacer lo quiera, total nadie se da cuenta y boludez similar: ejemplo políticos, policías, rectores de universidad, etc. que nos refriegan mierda pensando que nadie se da cuenta o a nadie le importa, siendo exactamente lo contrario. y también la gente que cree que cualquier boludez que hace es digna de ser filmada, y peor todavía los boludos que hacen de todo para ser filmados! y peor! los que filman todos! y peor: los televisores encendidos viendo pragamas chismosos! estas cosas sí que me causan paranoia. los otros, los de sindrome de truman, me dan un poco de pena, pero nada más. saludos y felices días!

Bárbara dijo...

Hablando de películas te recontra recomiendo Quémese después de leerse, de los Coen, peliculaza.
Y lo de sentirse espiado...como si nuestra vida le importase a alguien. Supongo que algo tendrá que ver con eso.
Saludos!

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

Que terrible debe de ser eso... es como una vivir una pesadilla despierto...

Buscaré la película.

Strika...
podrías pasar a buscar tu nombre en mi blog?

Abrazos!!

Diana

BLUEKITTY dijo...

Pues miedo da, imaginate descubrir algo como lo q cuentas. Por cierto, terminar loco es lo de menos!!

R. dijo...

Sentirme espiado, mmm, no me ha pasado. Lo que sí detesto es que en lugares públicos me encuentre con una cámara o micrófonos invasores, para preguntarme tontería y media o pedir mi opinión sobre algo coyuntural.

Oh, me has hecho recordar cuando fui al cine a ver esa película (con actuación magistral de Jim Carrey)... Hace 10 años!!!

Saludos navideños,
R.

Humanoide dijo...

Cada vez que hablo con algún amigo del asunto... me dice exactamente lo mismo. Dejémonos de joder, ya es obvio que hay algún complot o cosa parecida.
Igual, por lo que hay que ver...

Strika dijo...

Brujísima: ¡Pues es que capaz que ese celular es un micrófono y en efecto los están grabando! Saludos paranoicos :D

Ojaral: Bueno ese delirio no te volvería loco, sino que sería signo de que ¡ya lo estás! Y veo que somos del mismo club, yo también soy bastante ermitaña. Saludos :)

Miroslav: Qué horror lo de tu hermana, debió de haber sido fuerte. Pero qué bueno que ya está mejor. Otro beso y también que tengas felices fiestas.

Mariano: De P.H. Dick sólo he leído el de los androides que sueñan con ovejas eléctricas (Blade Runner). El verano pasado en una venta de remate compré "El hombre del castillo". A ver si lo leo en mis próximas vacaciones (desde hace un mes he estado tan ocupada que no he tenido tiempo de leer nada por placer :( ). Y también buscaré "Valis" para el verano (que aquí es hasta dentro de seis meses) ;) Un saludo

Marichuy, querida: Debo decirte que cuando me sucedía no lo vivía como una angustia, sino todo lo contrario. Creo que de adolescente era más exhibicionista. De adulta, soy todo el contrario: entre más inadvertida pase, mejor. En todo caso, sí es curioso que me pasara antes del boom de esas mierdas televisivas. De hecho, cuando vi "The Truman Show", tuve una especie de déjà vu (o más bien déjà vécu). Lo que te pasa a ti es más bien divertido, ¿no? Plantearse la situación en planos fílmicos le da cierta sazón a la vida. Besos peliculescos

Ever: No tenía idea de que la película se basara en ese libro de Dick, pero has despertado mi curiosidad y he estado leyendo al respecto en la red. Buscaré el libro. En cuanto a lo que dices, tienes toda la razón. Vivimos tiempos en que la televisión lo es todo. Me recuerda a otra película, de Gus Van Sant (no recuerdo el nombre), en la que la protagonista (Nicole Kidman) hace todo lo posible (sin importar por el cadáver de quien tenga que pasar) para salir en TV. ¡Saludos!

Bárbara: Sí, ¡la nueva película de los Coen se me fue del cine! Ni siquiera me di cuenta de cuándo estuvo en la cartelera... pero ya la descargaré de la red un día de estos. ;)

Güera: No te pierdas la peli, es realmente buena. Y ahora mismo paso a tu blog. Un beso

Bluekitty: Ja, ja, ja. Sí, es lo de menos. A mí tampoco me gustaría descubrir que mi vida es una farsa. Saluditos

R.: A mí también me revienta encontrarme con esos micrófonos y cámaras invasoras. ¡Les rehuyo! Un saludo

Humanoide: No entendí... ¿Qué te dicen tus amigos? ¿Que se sienten filmados? Gracias por tu comentario y bienvenido a este blog.

Y bueno, pues les deseo a todos muy felices fiestas (que sea yo una grinch no me hace incapaz de mandar buenos deseos). :D

Harry Papaley dijo...

hay una frase que me gusta mucho, no me acuerdo quien la dijo pero dice mas o menos asi:
"Tal vez nos preocupariamos menos de lo que habla la gente (sobre nosotros) si supieramos que rara vez ocupamos sus pensamientos".

Odara dijo...

Me hace gracia lo que cuentas, porque a mí también me pasaba con cierta frecuencia cuando tenía doce o quince años (mucho antes de El show de Truman). Era una sensación de sentirme observado como si en el techo de mi casa hubiera cámaras. Pero no resultaba amenazador ni nada, era simplemente extraño. Hace ya mucho que no me ocurre :)

Perdona por haber tardado tanto en volver por aquí. Un abrazo, esta vez desde A Coruña.

A dijo...

Si las sociedades evolucionan, por que no habria de hacerlo tambien la parnoia, y supongo que todo lo demas.

Lo que a mi me psaba en la infancia era que pensaba que todo lo que scedia era el libro que alguien estaba escribiendo,; un dia le dije a mi aiguita Noemi ¿no piensas que las cosas que pasan son en realidad el producto de una histora que alguien escribe?

La cara de Noemi no tiene precio, bueo, hoy la recuerdo y me da mucha risa, pero en aquel entonces me senti (mas) como un bicho raro.

Viendolo en perpectiva, quiza sea mi romanticismo extremo, fatalismo extremo que ya hacia sus pininos en mi enfermita mente.

Quiza, solo estoy 'debrayando'
Besos mafufos
A.

Arcángel Mirón dijo...

Hay una frase que dice "que yo sea paranoico no quiere decir que no me sigan".

:)

Strika dijo...

Harry: Coincido totalmente con la frase. Cierta persona que conozco y con la que vivo se la pasa viendo compló en su contra por todas partes. A veces trato de hacerle entender que no es tan importante para los demás como para que éstos organicen toda esas conspiraciones, pero cuando uno es paranoico...

Odara: ¡Qué milagro! Me da gusto tenerte por aquí :) Qué curioso que te pasaba algo similar y que como a mí no te resultara amenazador. Supongo que a esa edad uno es más exhibicionista, ¿no? Felices fiestas y disfruta de tu familia. Un abrazo

A: Hay algo de romanticismo en todo ello. Supongo que está relacionado con lo que dice Harry, a veces nos creemos más importantes de lo que somos y que nuestras vidas son más interesantes de lo que son. No digo que no lo sean, pero cuando yo tenía la sensación (me faltó explicar eso) pensaba que alguien estaba filmando una película sobre mi vida. Y pues siendo realistas, ¿a quién le iba a interesar la vida de una púber como yo? Besos realistas

Arcángel: Se contrapone a la de Harry, pero esa frase también me gusta, ¡y también es cierta! ;)

Odara dijo...

"Just because you're paranoid doesn't mean they aren't after you". Esa frase sale en la canción de Nirvana "Territorial Pissings".

karina dijo...

Una vez leí el Manual del paranoico, el punto número uno dice: "No matter how paranoid you are, you'll never be paranoid enough." Así que me dí por vencida.

Cuando yo y mis hermanos éramos adolescentes, mi mamá se compró una de esas maquinitas de espía que graban todas las conversaciones telefónicas. Obviamente, nosotros no sabíamos nada y chismeábamos por teléfono como cualquier otro adolescente. Y bueno, mi mamá siempre se enteraba de lo peor de lo peor. Eran mis años de descubrir el sexo, las drogas, y el rock. Pobre de mi jefa, pero bueno, ella se lo buscó.

No me gusta mucho hablar por teléfono, ni hablar mal de la gente a sus espaldas. Si digo algo malo de alguien, al día siguiente los busco para informarles exactamente lo que dije de ellos. Mejor que lo escuchen de mí que de otra persona. Son mis manías paranoicas producto de las manías de espionaje de mi madre.

Para no volverme completamente loca y también por ahorrarme la terapia, opté por tener un blog. Ahí se sabe cualquier cosa escandalosa de mi vida. Si a alguien le interesa, es gratis y está disponible. Así no me preocupo por esconderme. It's all out already. Además, seguramente la camarita y el micrófono que vienen integrados en mi MacBook se encargan de mantener al Gran Ojo al tanto de lo que se habla en esta casa, lo que me meto a la boca o a la nariz mientras estoy surfeando o escribiendo, and so on.

;-) You are not alone, my friend.

Strika dijo...

Odara: ¡Gracias por la aclaración sobre la frase! :D

Karina: ¿Qué onda con las manías de espionaje de tu madre? De lo que no se habrá enterado, pero como dices, ella se lo buscó. ;) Y bueno, definitivamente la paranoia es un mal de nuestro tiempo. Es un consuelo saber que no soy la única. ;) Un beso

Paola dijo...

Yo estaba más chafa, pues pensaba que a lo mejor me filmaban pero para una telenovela!! lo pensaba como cuando tenía unos ocho años y supongo que se basaba en mis miedos por la separación de mis papás. Pero recuerdo que yo buscaba las cámaras por los techos de mi casa. En mi mente los dramas telenoveleros eran tan reales que tenían que ser familias reales. Luego le conté a mi mamá de mis sospechas y se río mucho de mí, así que me volvió el alma al cuerpo y deje de buscar las cámaras (Mi mamá para mí poseía la verdad absoluta).

Groucho dijo...

Qué delicia lo que cuentas. A mí de niño me pasaban dos variaciones de esto, las detallo:

1) Pensaba que si algún día me hacía famoso, quizá harían una película sobre mí, y que en ese caso podrían "buscar" en mi pasado todo tipo de escenas, y que quizá en cualquier momento estaba yo viviendo una de ellas, por lo cual era mejor "comportarme" de forma ya fuera glamorosa o bien, al menos, no estúpida.

2) Conjeturaba (y admito que esto aún me pasa, aunque poco) que todo el universo era creación mía y que absolutamente todas las situaciones y personas a mi alrededor eran mi propia creación acaso para auto-montarme un teatro del cual después despertaría, o sin querer, funcionando automática e involuntariamente. La idea me fascinaba y a la vez me horrorizaba. En una memorable ocasión, aunque sólo para mí, le pregunté a mi hermana: "¿No sientes como que no existes?". Se enojó!

la gata curiosa dijo...

Que horror, cuantos seguidores paranoicos que tenés Strika!!!! jejej

Aunque debo reconocer que cuando era chica, no creía que me filmaban, pero sí estaba convencidísima, que todo era una mentira, una simulación, mi barrio, las cosas que veía en la tele, hasta la gente que me cruzaba en la calle y que supuestamente no me conocía, yo creía que eran actores contratados por mis padres para hacerme creer que el mundo era así, lo que no recuerdo es con que finalidad harían eso. Yo estaba entrando en la pubertad y me daba una angustia infinita ver lo que ocurría a mi alrededor. Luego en la adolescencia no me sentí para nada mejor, pero entendí que ra todo realidad y que mis peores pesadillas eran verdaderas. Sigue pasando el tiempo y aún no entiendo mucho, la verdad.

Saludos a todos, que descanses queridísima Strika.

pat

Strika dijo...

Ja, ja, ja. La gata curiosa tiene razón: ¡estoy rodeada de paranoicos! Ja, ja. Lo que me llama la atención es ver que la paranoia es un trastorno bien común en la adolescencia. Debe de haber una explicación.
En fin, gracias a todos por contar sus casos. Es un consuelo saber que no soy ni he sido la único loca.
:D

Apologética dijo...

:)

Anónimo dijo...

Necesito de tu ayuda!!! me pasa exactamente todo eso que has descrito, me siento filmada todo el tiempo hasta cuando me baño!! es incomodisimo!! "descifro" pruebas entre la gente de mi entorno de que saben que me han filmado y colgado en internet asi como que hablan mal de mi :S es extraño todo esto que digo y me sorprendo un poco con mi grado de locura pero aunque se que es una locura no puedo evitar sentirme asi!! ayudenme porfas!! q hago?? hay cura para esto??? me angustia sentirme asi por siempre porque me tiene la cabeza revuelta todo el tiempo y me cuesta avanzar en la vida y ponerme metas a cort/mediano plazo porque en lo único que pienso es en dejar de sentirme asi y poder ser feliz de nuevo!!

Anónimo dijo...

Dios. No puedo creerlo. Que tambien ustedes.. Yo de nina estaba plenamente segura que me filmaban. Era como una especie de telenovela. Los que la veian lloraban o se enojaban de lo que pasaba, aunque nunca los vi, sentia su solidaridad.alguien. tenia el control. No se quien , alguien tuvo el poder de instalar esas camaras y grabar todo para que alguien disfrutara con algo real. Yo naci en 1970. Ni idea del show de truman que vi como tres decadas despues.