lunes, 30 de marzo de 2009

Terminología básica en torno al pueblo judío

Hace dos meses, un amigo me envió este texto con la idea de que lo reprodujera en el blog. En su momento no quise hacerlo porque el tema estaba aún candente y no me gusta hablar de política en Tripodología Felina. El artículo no es político, pero no quería dar pie a una discusión en la que simplemente no quiero participar. Sin embargo, a raíz de algunos comentarios que recibí en la entrada pasada, se me ocurrió que es una buena idea reproducirlo, ya que arroja luz sobre algunos conceptos básicos relacionados con el pueblo judío.

¿Son hebreos los que han atacado Gaza?
Por JOSÉ R. AYASO

Operación Plomo Fundido ha sido el nombre del último episodio en el interminable conflicto de Oriente Próximo. Israel, aparentemente, ha conseguido sus objetivos militares, pero ha perdido la batalla en los medios de comunicación. La condena ha sido unánime, y para expresarla no se han ahorrado calificativos, algunos injustificados. Todo es desmesura en este trágico conflicto.

Ahora que el fuego ha cesado y el interés informativo se traslada a otros lugares, me gustaría hacer algunas puntualizaciones sobre el mal uso que se hace de ciertos términos relativos al pueblo judío, a su historia y cultura.

1. Hebreo (ibrí) es un término que, con excepción de Italia, no suele utilizarse para hacer referencia al pueblo judío. Hebreo aparece muy poco en la Biblia, fundamentalmente en el contexto de la salida de Egipto. Yahvé es el dios de los hebreos, y hebreos fueron los que salieron con Moisés de la Tierra de Esclavitud. Otros textos orientales, egipcios y mesopotámicos, mencionan a unos apiru, habiru, gentes que, independientemente de su origen étnico o religioso, tienen en común su carácter de grupo marginado: siervos o bandidos. En español lo común es usar hebreo para denominar a la lengua y su literatura. Los soldados del Ejército israelí hablan hebreo, hebreo israelí, pero no son hebreos. Israel, por tanto, no es un "Estado hebreo".

2. Judío (yehudí) es, en principio, el que pertenece a la tribu de Judá. Yehudí se suele traducir a veces como judaíta, para distinguir a los miembros de la tribu bíblica de Judá, y a los habitantes del reino del mismo nombre, de los que posteriormente se dispersaron por la Cristiandad y Dar al-Islam. La mayoría de las comunidades que actualmente existen en España pertenecen a la "Federación de comunidades judías de España", nombre que han adoptado tras corregir el galicismo "israelita" que usaron al principio.

3. Israelí (yisraelí) es el ciudadano del "Estado de Israel" (medinat Israel), que ocupa, de acuerdo con las fronteras reconocidas internacionalmente, una parte de la "Tierra de Israel" (Erets Yisrael), territorio que también se conoce como Palestina. Fue el emperador Adriano quien, tras sofocar la segunda revuelta judía, decidió desjudaizar oficialmente la provincia cambiando su nombre por el de Syria-Palaestina. Paradójicamente, un pueblo desaparecido hacía un milenio, los odiados filisteos que se asentaron en las dunas de Ascalón, Asdod y la hoy infeliz Gaza, terminó por dar también su nombre al territorio.

Como sucede con judío y judaíta, cuando se habla de los "hijos de Israel" del Antiguo Testamento, cuyas 12 tribus se extendían "desde Dan a Beer Sheva", no se suele utilizar israelí sino israelita. Ejército israelita sería el ejército de los míticos reyes David y Salomón, pero el ejército que ha atacado Gaza es un Ejército israelí. Poco queda de los hijos de Israel históricos: algunos grupos samaritanos que siguen viviendo en Siquén y que tras siglos de prácticas endogámicas están en grave peligro de extinción.

4. Sionista, por último, hace referencia al movimiento nacional judío que nació en Europa en el último tercio del siglo XIX. Pese a que el sionismo no es ni peor ni mejor que otros nacionalismos, goza de poca popularidad en ciertos ambientes, donde ser antisionista forma parte de las señas de identidad. En soflamas y consignas basta con llamar a Israel, despectivamente, "Estado sionista". Mala caricatura, pues Israel es una sociedad extremadamente compleja. El sionismo, además, siempre ha sido muy heterogéneo. Sionistas son Amos Oz y David Grossman. No sólo Bibi Netanyahu o los colonos, violentos y fundamentalistas, del sionismo mesiánico.

Israel y el pueblo judío no deben confundirse nunca, por muy importante que el movimiento sionista y el Estado sean para la judería internacional. Las manifestaciones que han tenido lugar en las principales ciudades españolas en contra de la política del Gobierno Olmert pueden ser calificadas de antiisraelíes o antisionistas, pero no de antijudías, en contra de lo que afirmaba un conocido periodista radiofónico. Por otra parte, representantes de Israel y de las organizaciones judías de la Diáspora suelen criticar esas manifestaciones por "antisemitas", lo que tampoco es cierto.

Recurrir al fantasma del antisemitismo es el modo más fácil de descalificar a todos los que no muestran un apoyo incondicional a la causa sionista. El antisemitismo justifica las propias acciones y les exime de responsabilidades. El sentirse solos e incomprendidos, rodeados de una marea de antisemitismo eterno e indiscriminado, da razones a la política unilateral de fuerza que tan popular es en Israel y que lo ha ido alejando de la comunidad de las naciones.

Estado de Israel, Ejército israelí (IDF o Tsahal, en sus siglas inglesa y hebrea) e israelíes, o ciudadanos judíos israelíes (para distinguirlos de los árabes israelíes y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios) son las expresiones más correctas. Siendo precisos en las palabras podemos evitar que los errores de Israel salpiquen a la Diáspora y que lo que debe ser sólo antisionista o antiisraelí llegue a convertirse al final y de manera trágica en antijudío o antisemita.

José R. Ayaso es profesor titular de Historia de Israel y del Pueblo Judío de la Universidad de Granada.


Publicado originalmente en EL PAIS.
El 22/01/2009

12 comentarios:

Koalbiter dijo...

Hola, Strika;
Excelente post, sobre todo que se tiende a generalizar, y hay mucha diferencias en ideologia politica, religiosa, etc. Y como escribe el Profesor Ayaso se salpique a Diáspora con los errores del estado de Israel.

Saludos!

Ojaral dijo...

La verdad que hacen falta esta clase de precisiones sobre un tema que suele manosearse con demasiada ligereza (me incluyo). De un lado y del otro se agitan fantasmas y se enturbia el agua en beneficio propio. Gracias por la claridad.
Saludos!

marichuy dijo...

Querida Strika

Tiene razón Ojaral, hace falta saber bien del tema antes de abrir la boca.

Es un tema tan espinoso, que fácilmente cae uno en el resbalón.

Un beso ignorante

gamaliel dijo...

O_o

me has dejado viendo visiones con esta información, voy a guardar el texto...
Super interesante, hasta para aprenderselo de memoria...

Harry Papaley dijo...

Corto y claro el texto. Respecto al sionismo, es un movimiento con muchas variantes y corrientes, por lo que recomendaria referirse a el con mas cuidado, sin generalizar. Generalizar por si mismo es problematico...

Acuarius dijo...

luz..

mariano skan dijo...

Como siempre la desinformación y la ignorancia son aliados de la xenofobia.
interesante post que pone claridad al asunto.
saludos

Enrique dijo...

Desde mi punto de vista no creo que la desinformación y la ignorancia tengan que ver con la xenofobia en el caso del conflicto Palestino e Israelí.
El hecho es que sí hay una gran confusión en las terminologías relativas al pueblo judío.
Y como bien dice Ayaso, los medios de comunicación son los primeros en crear toda esta confusión.
El hecho es que todo lleva detrás un importantísimo antecedente histórico.
Buen post Strika.

Mike dijo...

Saludos:
El "problema Judíó" siempre ha sido polémico, desde cualquier punto de vista; Es muy interesante las diferencias que haces entre Israel y Judíos (Estado y Religión). Sin embargo es erróneo llamar "antisemitas" a los opositores judíos, ya que también los árabes son un pueblo semita o al menos así están clasificados.

Exelente post, entre más información se tenga sobre este tema, se podrá debatir de manera razonable y no tan visceral como la gran mayoría de las ocaciones.

Mimí dijo...

Me ha parecido de lo más interesante, siempre tenía incognitas al respecto, la información que recibimos resulta confusa y siempre la misma, a la par claro está, que escasa.
Gracias.
Desde los mares de Extremadura un abrazo

Setu dijo...

Muy estimada Strika, No estoy completamente de acuerdo con José R. Ayaso cuando dice que solo los Italianos emplean la forma italiana de “hebreo” al hablar de los Judíos modernos. También lo dicen los Rusos (Evrei) y los Rumanos (Evrei, evreesc). Lo dicen también en forma de sinónimo incorrecto los periodistas Estadounidenses (cf. “the Hebrew State”). Infelizmente están imitados, de modo aun más incorrecto, por periodistas franceses perezosos o “yanquilatros”: se puede oír a veces “l’Etat hébreu” en la radio France Inter, y dicha cosa no la puedo soportar. Pero dejando de lado este detalle, valdría la pena repetir cada día la excelente aclaración de José R. Ayaso a todos los periodistas que siguen mezclando los conceptos por pereza, incultura o malevolencia. Como consecuencia de la falta de profesionalidad de tales periodistas, hay mucha gente de poca reflexión que confunde “Hebreo” y “Judío”. O hay otra gente que, manipulada por corruptores de conceptos, alcanza a opinar que una critica a “tal acción precisa de tal grupo del ejército Israelí” o una crítica “a tal rabino ultra ortodoxo extremista” vale por antisemitismo.
Sabes, el domingo pasado ha sido un día en que 200 personas se reunieron en mi municipio para tomar parte en el proyecto que te mencioné hace varias meces: el de hacer que no se olvide la memoria de una familia de origen judía que ha sido muy apreciada por acá, la familia del Doctor Perper. Aún no había leído lo que dijo Ayaso “Siendo precisos en las palabras podemos evitar que los errores de Israel salpiquen a la Diáspora y que lo que debe ser sólo antisionista o antiisraelí llegue a convertirse al final y de manera trágica en antijudío o antisemita.” Pero es precisamente lo que traté decir al público con mis modestas palabras, lo confieso, menos luminosas…
Setu

Strika dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Perdonen que no haya contestado hasta ahora, pero otra vez estuve hasta el tope de chamba.

Me alegra que hayan encontrado interesante y útil este artículo.

Sendos abrazos,
Strika