lunes, 18 de enero de 2010

Lapsus cálami

Lapsus cálami es una locución latina que, según la RAE, significa literalmente “error de pluma”. Se emplea como locución nominal masculina con el sentido de “error involuntario que se comete al escribir”.

En el libro de 2666 hay una parte donde las correctoras de una editorial “se ponen a hablar de lapsus cálami, muchos de ellos recogidos en un libro publicado en París, titulado acertadamente Museo de errores, y otros seleccionados por Max Sengen, buscador de erratas
. Después las correctoras toman un libro (que no era el Museo de errores francés ni el de Sengen), cuyo título Archimboldi (uno de los personajes principales de 2666) no puede ver, y se ponen a leer en voz alta una selección de perlas cultivadas.

Con esa costumbre detectivesca que a veces tengo, me puse a investigar sobre el tal Max Sengen, pero no encontré nada que confirmara su existencia. En Google su nombre aparece 44 veces, de las cuales la mayoría hacen referencia al fragmento de 2666. Sin embargo, encontré dos referencias que son anteriores al libro de Bolaño. La primera es un libro de 2002 de una tal Gema Delgado, titulado Cómo documentar tu novela y cuyo contenido puede verse en Google Books. En ese libro, Delgado habla de una recopilación de lapsus cálami realizada por el austriaco Max Sengen en su Museo de errores y ofrece la misma lista que aparece en la novela de Bolaño. Pero también dice que fue una amiga la que le envió la lista por correo electrónico, por lo que creo que la fuente original es la segunda referencia que hallé en Google, que es aún más anterior. Se trata de un artículo del lexicógrafo y ortotipógrafo español José Martínez de Sousa publicado en 1998 en la revista Rinconete del Centro Virtual Cervantes. En dicho texto, Martínez de Sousa señala que a los lapsus cálami, en tipografía y bibliología, se les llama mochuelos, y suelen consistir en textos deshilvanados a causa de que el compositor del texto salta de una línea a otra y omite parte de aquel. A su vez, el corrector de pruebas lo deja tal cual por inadvertencia, y el texto sale impreso de esa manera que en ocasiones suscita una sonrisa o una carcajada. Después, nos ofrece una lista de lapsus célebres incluidos “hace tiempo en una obra llamada Museo de errores y publicada por un literato austriaco llamado Max Sengen”.

Es muy probable que Bolaño se haya basado en el texto de Martínez de Sousa; quizás éste sea el "libro" que sacaron las correctoras “cuyo título Archimboldi no pudo ver”. La lista de lapsus es prácticamente la misma y en el mismo orden. Lo raro es que, fuera de las referencias a la novela de Bolaño y las dos que mencioné, no encontré nada más acerca de ese misterioso buscador de erratas, Max Sengen. Es más, no aparece nada en alemán: todas las ocurrencias están en español, y hay dos en portugués.

En todo caso, les voy a copiar aquí algunos de mis lapsus cálami preferidos (el resto los pueden ver en el texto de Martínez de Sousa o leyendo la novela de Bolaño):

«La tripulación del buque tragado por las olas estaba formada por veinticinco hombres, que dejaron centenares de viudas condenadas a la miseria» (Dramas marítimos, Gaston Leroux).

«El duque apareció seguido de su séquito, que iba delante» (
Cartas de mi molino, de Alphonse Daudet).

«Con las manos cruzadas sobre la espalda, paseábase Enrique por el jardín, leyendo la novela de su amigo» (
El día fatal, de Rosny).

«El cadáver esperaba, silencioso, la autopsia» (
El favorito de la suerte, de Octave Feuillet).

«—Empiezo a ver mal —dijo la pobre ciega» (
Beatriz, de Balzac).

«Después de cortarle la cabeza, lo enterraron vivo» (
La muerte de Mongomer, de Henri Zvedan).

11 comentarios:

Lansky dijo...

Preciosos 'lapsus calami', Strika, salvo el de el cadáver que espera su autopsia, que no sólo no me parece un lapsus sino que percibo como una acertada ironía.

El lenguaje popular también tiene los suyos, aunque ya no sean 'calami' sino 'linguae' ¿no?, como ese "ostentoreo" (mezcla de ostentoso y estentoreo de Gil y Gil) o aquel que le tocó la lotería y ahora "nada en la ambulancia", o ese que se hizo famoso y esta siempre en el "candelabro"

De las que citas me quedo definitivamente como favorita con la primera del inefable Leroux que demuestra palpablemente la tendencia a la poligamia de la marineria.

Un abrazo

marichuy dijo...

Uqerida

Ahora por lo menos, ya sé cómo se llama eso que tan a menudo me sucede:

Lapsus cálami

El de los "Dramas marítimos", está genial. Aunque igual y cada uno de los 25 hombres tenía cinco mujeres, jeje.

Un beso y gracias, como siempre

Vanbrugh dijo...

Y para los errores que cometemos cuando no escribimos con pluma, sino con teclado ¿qué deberíamos decir, según tú? Yo propongo lapsus clavi...

e. r. dijo...

Hola, Strika!
súper interesante el tema. Me acuerdo que fue tema de debate con unos amigos, el mismo sengen; pero por la pinta hay cuestiones más sospechosas todavía.
cito estas que no pusiste, que me parecen sublimes por el absurdo:
«Esta espada de honor es el día más hermoso de mi vida» (El honor, de Octave Feuillet).
Y me encanta el lector de Rosny.
Saludos

mario skan dijo...

Los cazadores de lapsus calami si que son lectores atentos, hay también una versión más vagoneta para los que se dedican a buscar los errores en el cine como por ejemplo, en una escena aparece una dama con taco aguja e inmediatamente vuelve a aparecer descalza.Obviamente, profesiones sin comparación.
El lapsus del duque es evidente pero el de la ciega un simple punto de vista, ja

saludos strika

Francisco dijo...

Curioso caso el de Sengen. A lo mejor es una alucinación colectiva o la invención de algún otro autor anterior a los que tú mencionas que quizá terminemos por asumir como real. Como le pasó a Homero, que en realidad "fueron" muchas personas (creo que escribir fueron cuenta como lapsus cálami, pero no estoy seguro...)

Harry Papaley dijo...

los comentarios son tan buenos e interesantes como el post. Concuerdo con Lansky. Strika,me pregunto si algunos de los lapsus (no necesariamente los que pones aca)son producto de una traduccion equivoca...

DIANA dijo...

Hola querida Strika!

Bastante curiosos los lapsus calami...o sea...es lo mismo que llamamos error de dedo? como cuando en las actas de nacimiento que antes hacian en maquina de escribir, por error te ponian o quitaban 10 años de un plumazo..jeje

Me recordaste lo que se publicó hace dias en un diario local, decia que el cadáver habia fallecido por que le mutilaron la cabeza =O

Abrazos!
Diana

jnj dijo...

Ja, ja. No tienen desperdicio, desde luego.

Aunque los mochuelos (recogidos en el DRAE) de palabra o de línea suelen deberse más que a la impericia, al cansancio o la falta de atención, en rigor, pueden darse tanto en manuscritos como en redactados con teclado. Efectivamente, hace ya tiempo que viene hablándose, de forma análoga al lapsus cálami del lapsus clavis (no debe olvidarse la genitiva ese de la tercera declinación de los parisílabos femeninos).

Por otro lado, los divertidísimos ejemplos que aporta Lansky no deben juzgarse como lapsus linguae, pues en todo lapsus se da un proceso de inconsciencia y no de ignorancia, como en giles y mazagatos.

Entre lapsus de toda índole y plumas de gacela puede confeccionarse toda una historia paraliteraria.

Me he divertido mucho con tu artículo y los comentarios suscitados.

Un abrazo.

Strika dijo...

¡Hola a todos!

Una disculpa por no haber contestado antes a sus comentarios, pero he estado saturadísima de trabajo.

Lansky: De hecho, tengo ganas de escribir un post sobre los lapsus linguae desde el punto de vista psicolingüístico. ¡Pero nomás no encuentro el tiempo!

Marichuy: Sí, como dice Lansky. Seguramente eran polígamos los marineros. :P Besos y gracias a ti.

Vanbrugh: Sí, como ya lo dijo Jnj existe ya el término "lapsus clavis". ¡Ese es tan comun! Yo que a veces hago revisión de textos (traducidos) veo muchos. Je, je.

Ever: En efecto, no puse todos los que aparecen en la novela. Hay otros buenos como el que mencionas y si los demás lectores quieren verlos, pueden hacer clic en el vínculo del texto de Martínez de Sousa.

Mario: Ja, ja. A mí de hecho el de la ciega es mi favorito.

Francisco: Sí, de hecho pensé que quizá sea una invención de alguien. Quién sabe...

Harry: Podría ser. Algunos de los autores son franceses y el tal Sengen es o era austriaco. Pero pues primero habría que investigar si Sengen realmente existió y si los mentados lapsus cálami son auténticos...

Diana: Los "errores de dedo" serían más bien lo que Vanbrugh llamó "lapsus clavis".

Jnj: Me da gusto que hay divertido la entrada. :)

¡Gracias y abrazos a todos!

alfredo dijo...

interesante articulo. ahora, me impresiono la busqueda: la erudicion de bolaño puede estar basada (en este caso) en una googleada. Ya borges solia inventar libros extraordinarios.

en palabras simples, lo llamaria falla tecnica mas que un error de impresion y /o tipografico. las ideas muchas veces pueden ir a una velocidad distinta de nuestra capacidad de escritura. o puede ser intencional, como una metafora contradictoria. o un error: la maravilla de las narraciones consisten en eso, en la subjetividad.

saludos