martes, 18 de marzo de 2008

La fichocracia

Fui a Hacienda a tramitar mi Firma Electrónica Avanzada, aka FEA. Hasta eso fue todo muy ágil y eficiente. Claro, cuando se trata de que ellos salgan beneficiados, sí hacen las cosas bien. El único inconveniente que tuve fue que la burócrata me dijo que mi memoria USB estaba vacía. Una vez más me doy cuenta que esa gente y la tecnología están peleados, pues en casa chequé la memoria y ni estaba vacía y sí tenía el archivo aquel de requerimiento. Pero no contaban con mi astucia. Como soy bien maniática, llevaba por si las dudas un CD con el dichoso archivo. Así que no se salieron con la suya y no lograron hacerme dar otra vuelta. En menos de veinte minutos ya estaba afuera

Así que ya tengo la FEA, y soy una contribuyente responsable. ¿Y? ¿Ahora qué hago con ella? Es un certificado digital y no tengo ni la más remota idea de para qué lo voy a usar. Pero al final creo que para lo único que sirve esa cosa es para "fichar" a los contribuyentes. El trámite consiste en los siguiente:

* Les muestras una identificación oficial original y un acta de nacimiento original, y los escanean.
* Te sacan huellas digitales de todos los dedos de ambas manos (por un momento pensé que me pedirían que me quitara los zapatos para sacar las de los pies).
* Te toman una foto en alta resolución.
* Te toman tu firma digitalizada.
* Poco les faltó para hacerme una prueba de ADN.

He quedado fichada. ¡Gulp!

2 comentarios:

A dijo...

Hacienda esta 'facilitando' algunas cosas para tenerte del cuello y con las dos manos.

No estoy en contra de pagar impuestos, entiendo que de algun lugar deben salir los recursos para los maestros y los medicos y los puentes y blña bla bla que hace el gobierno

Lo que me choca es esa doble moral y que los principales evasores sean banamex, pepsicola, bimbo, cemex, y que por si esto fuera pcoo (que no lo es)

Debemos pagar el rescate bancario.

eso si me pone verde.

Besos monocromaticos
A.

strika dijo...

Yo tampoco estoy en contra de pagar impuestos, pero sí me molesta porque en este país nos los vemos reflejados en servicios públicos eficientes. Como tú también me molesta que esas grandes empresas se la vivan evadiendo impuestos y que encima seamos nosotros quienes paguemos los platos rotos.
Besos coléricos