sábado, 15 de marzo de 2008

Transgresiones al español

El otro día me llegó a mi correo la siguiente invitación:

Hola, Yo quisiera añadirte a mi red de amigos de hi5. Tu debes confirmar que nosotros somos amigo(a)s, y de esta manera cada uno de nosotros puede conocer a más personas.

Llámenlo deformación profesional, llámenlo como quieran, pero no soporto ver ese tipo de textos. ¿Por qué? ¿Cuál es el problema? Bien, el problema es que en el texto hay un abuso innecesario de sujetos pronominales. ¿Juat? ¿Con qué se come eso? Quizás el hablante común no sabe qué diablos es un sujeto pronominal, ni tampoco tiene idea de que el español es una lengua pro-drop (es decir, una lengua en la que el sujeto pronominal se puede omitir). No obstante, un hablante de español, por más inculto que sea, tiene un conocimiento implícito de la regla. Es decir, un hablante común y corriente de español habría escrito el texto de la siguiente forma:

Hola, quisiera añadirte a mi red de amigos de hi5. Debes confirmar que somos amigo(a)s, y de esta manera podremos conocer a más personas.

Como ven, básicamente lo que hice fue quitarle al texto los pronombres personales que nomás sobraban (yo quisiera, debes, nosotros somos). No podrán negar que suena más a español, es decir, más natural. La cosa es que en el español sólo ponemos el pronombre personal con el verbo cuando queremos hacer énfasis o evitar confusión. El resto de las veces lo omitimos.

Les aseguro que si me molesta tanto no es porque sea una purista de la lengua. Me molesta porque, como ya dije, un hablante nativo de español, por menos instruido que esté, no escribiría semejante mamarracho. Por lo que sólo hay una explicación: el texto fue escrito por alguien cuya lengua materna no es el español, y lo más seguro, por un anglohablante. ¿Cómo estoy tan segura? Pues porque en inglés (como en el francés, el alemán, entre otras), el sujeto sí es obligatorio.

No es la primera vez que me topo con un texto así. Cuando me dieron la visa gringa, de esas que eran todavía como una credencial, me la dieron en un pequeño sobre en el que decía lo siguiente:

We recommend you use this envelope to protect your new card.

Nosotros recomendamos que usted use este sobre para proteger a su tarjeta.

Ok, aquí no sólo tenemos el innecesario sujeto pronominal dos veces, sino además un “proteger a su tarjeta”, como si la tarjeta fuera un ser animado.

¿Por qué no contratan traductores que sean nativos de la lengua a la que se va a traducir? Digo, además no es que no haya hispanohablantes en Estados Unidos. Lo mismo con el Hi5 y con el Facebook y todas esas ondas. Recientemente, se anunció a bombo y platillo que ya había Facebook en español (y en francés, y quién sabe en cuántas otras lenguas), pero los que tienen una cuenta en esa cosa, observen bien el uso del español y se darán cuenta de que es pésimo. ¿Quién está traduciendo las aplicaciones? Una de dos: o un anglófono con mínimo conocimiento del español o, lo que sería más patético, un traductor automático. Sea como sea, me parece una falta de respeto.


8 comentarios:

Setu dijo...

Te lo puedo decir, mi tarjeta es un ser animado: desaparece para embromarme, se esconde en rincones insólitos y algún día, la encuentro durmiendo calentita en una bolsa, exactamente como el gato después de su excusión nocturna. ;-) Setu

A dijo...

Hay un lugar (en plaza universidad)llamado Asian Bistro al que me encanta ir por dos razones; Yakimeshi con pato de-li-cio-so y lo divertido que resulta tratar de traducir lo que dicen las galletas de la fortuna.

Se supone que estan en castellano....pero son traducciones -lo juro- de ingles, muy mal hechas.

Si yo me lo tomo a broma es por que no soy purista del castellano ni tengo la formacion que tu tienes en todos estos menesteres.

Pero siendo mas objetiva, tienes razon en cuestionarte por que no usan traductores hispanohablantes, yo creo saber por que, pero si lo digo te enteraras de mi repulsion a ciertos grupos. (jo)

Por otro lado y volviendo a las galletas de la suerte, me parece aun mas desastroso, ya que estas al parecer no son importadas.

Besos nativos.
A

Elvira dijo...

sin embargo yo me pregunto... no seremos nosotros los que estamos mal si todos los demas idiomas usan asi sus pronombres???
quien dice que para variar n somos nosotros los malechotes???, habra que leer el quijote con detenimiento y ver si hablaban asi...
ahi me cuentan porque yo me leo libros mas chicos JAJAJAJAJAJAJA

strika dijo...

Elvira: Te aseguro que no estamos mal, y el español no es el único caso. Todas las lenguas romances (excepto el francés) permiten omitir el sujeto. También el japonés y algunas lenguas eslavas. El hebreo lo permite moderadamente en algunos tiempos gramaticales. En fin, es todo un tema estudiado en la tipología lingüística. ;)

A: Quizá las galletas de la fortuna son "made in China", pero mejor no le sigo porque tampoco quiero revelar ciertas repulsiones... jajaja

Setu: Conozco a "cierta persona" que también es dueña de objetos animados, no sólo tarjetas, sino también llaves, carteras, teléfonos celulares, entre otros. ;)

Saludos a todos.

Enrique Morán dijo...

Creo que lejos de pensar si el castellano está “mal”, deberíamos sentirnos orgullosos de la riqueza del idioma que permite esta variedad de elementos.
Y aunque estuviéramos mal, yo defendería como Quijote mi idioma. Es lo poco auténtico que nos queda de nuestra ya de por sí vapuleada cultura.
Y como dijera Alonso Quijano: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”.

Saludos

strika dijo...

Enrique, si no lo has leído, te recomiendo que leas "Defensa apasionada del idioma español" de Alex Grijelmo. Te va a gustar.
Saludos

Enrique Morán dijo...

Jajaj Ese título me viene como anillo al dedo. Lo voy a comprar.

Como un dato extra quisiera comentar un caso que me sorprende e incluso me pega en el orgullo.
En el periódico donde trabajo como editor, acaba de entrar un reportero polaco.
Cuando entró yo fui de los primeros chauvinistas que querían que lo sacaran, pues además de que le quitaba oportunidad a otros mexicanos, tampoco dominaba el idioma.
Sin embargo, este muchacho me hizo tragarme mis palabras y con hechos.
Es cierto, el chavo al momento de redactar sus notas, tiene junto al teclado, el diccionario Español-Polaco, pero lo increíble es que salvo alguna terminología que le falla, no hace mal su trabajo y tiene una redacción decente.
Es admirable que este joven que creo tiene pocos años en México, haya podido lidiar con un idioma tan difícil como el castellano al grado de convertirse en redactor (cosa que millones de mexicanos no lo logran).
Y debo decir que es patético, pues el polaquito, llega a escribir sus notas con mejor redacción que muchos de sus colegas que trabajan allí.
Un saludo.

strika dijo...

Claro que pega en el orgullo lo del polaco, Enrique. Pero desgraciadamente no me sorprende tampoco. Yo conozco mexicanos en nivel de doctorado que tienen un uso del lenguaje deplorable. El problema no sólo es que no se nos enseña nunca a redactar y escribir bien, sino que nadie lee. Y si no lees, no escribes bien. Punto.
Un saludo.