sábado, 18 de octubre de 2008

Ceguera

If it can be written, or thought, it can be filmed. Stanley Kubrick


Últimamente he estado al margen de los estrenos en el cine. Cuando mi amigo V nos propuso ayer que fuéramos a ver la película basada en el Ensayo de la Ceguera me sorprendí ya que ni siquiera tenía idea de que se hubiese rodado. A pesar de mi escepticismo, me dio mucha curiosidad ver cómo habían adaptado esa novela tan compleja, que sin duda le entregó el Premio Nobel a José Saramago.

Las adaptaciones cinematográficas de textos literarios no suelen tener una muy buena recepción, particularmente en el público bibliófilo y literato. Cuando un libro se adapta a la pantalla grande, las críticas no se hacen esperar. “Es mejor el libro”, es la frase que se escucha más comúnmente. La gente tiende a decepcionarse porque esperan en la película una fidelidad al libro imposible de lograr. Comparar la película con el libro no tiene sentido porque se trata de dos lenguajes diferentes. No en balde Roman Jakobson consideró la adaptación cinematográfica de textos literarios como un ejemplo de traducción intersemiótica, es decir, el cambio de un sistema semiótico a otro. (Otros ejemplos son cuando se “traduce” un poema épico en un cómic, o cuando se saca un cuadro del tema de una poesía –o viceversa-). Por eso esperar “fidelidad” de una adaptación cinematográfica resulta absurdo. De por sí en el caso de la traducción propiamente dicha –o, en términos de Jakobson, la “traducción interlingüística”-, habría que replantearse ese concepto de fidelidad que parece muy gastado. Se trata más bien de una cuestión de interpretación y, en todo caso, para que sea “fiel”, una traducción debe apuntar siempre a reencontrarse con la intención del texto y con el efecto que tiene en sus lectores.

Ensayo de la Ceguera es una de las novelas más angustiantes que he leído en mi vida. La experiencia de la lectura fue tan intensa que recuerdo perfectamente donde estaba cuando la leí (casi en una sentada, porque me causó tanta ansiedad que temía no volver a ella si la dejaba aunque fuera por unas horas). No sé si la adaptación de Fernando Meirelles sea “fiel” al cien por ciento en cuanto a los sucesos de la novela, pero es igual de intensa que el libro y parece lograr muy bien el efecto que provoca su lectura. La película es, sin embargo, un poquito más “ligera” en el sentido de que tiene algunos momentos muy graciosos, cosa que no ocurre en el libro. Pero cuando uno ve una película tan fuerte esas puntadas se agradecen. Visualmente hablando me parece realmente muy bien lograda. El trabajo de César Charlone, el director de fotografía, es genial. Entre las actuaciones, cabe destacar la de Julianne Moore quien interpreta espléndidamente a la mujer del médico.

En algún lugar leí que durante muchos años Saramago se negó a vender los derechos de su novela. Finalmente se los cedió a Meirelles con la condición de que se rodara en una ciudad irreconocible (razón por la cual se mezclaron escenas filmadas en Sao Paulo, Montevideo y Toronto). No sé si el escritor haya quedado satisfecho de la película, pero creo que sus lectores deberían estarlo.

En resumen, Ceguera (Blindness) me sorpendió positivamente y la recomiendo ampliamente. No diré más sobre ésta. Quienes leyeron la novela saben de qué va. Quienes no la leyeron probablemente aprecien mejor el filme sin conocer los detalles. Y a quienes les gusta ver el trailer aquí se lo dejo.





20 comentarios:

Ojaral dijo...

Creo que era Buñuel quien decía que era conveniente adaptar novelas menores, supongo que para sentirse más libre o evitar comparaciones. De todos modos, como decís, son lenguajes diferentes y no debería un director subordinarse al texto. Sí creo que hay, en muchos casos, algo parecido a una operación de vampirismo que pretende alimentar al film del prestigio de una obra literaria. Esos casos no aportan nada más que dinero al bolsillo de los productores. Otros casos (pienso en Picpocket, de Bresson, en las adaptaciones de Kurosawa, en Viñas de ira, de John Ford, en Taxi driver) son un ejemplo de lo que el cine puede hacer cuando decide por la libertad.
Saludos.

P.D.: no leí la novela de Saramago, como decía Martillo Hammer, estoy esperando la película.

marichuy dijo...

"Ensayo de la Ceguera es una de las novelas más angustiantes que he leído en mi vida."

Querida Strika

Creo que no podrías haber descrito mejor el efecto que me causó esa novela. Imagínate, fue lo primero que leí de Saramago, antes de que le dieran El Nóbel.

Desde que "Ceguera" se estrenó en el pasado Festival de Cannes, tuve curiosidad; cuando supe que se exhibiría acá pensé en verla, pero también acrecenté mis reservas. Y mi escepticismo no es porque dude de la fidelidad de la adaptación del libro al cine [como tú, yo también pienso que es erróneo buscar la misma lectura en un medio y otro], sino por un prejuicio muy mío: creo que cuando hollywood le mete la mano a la adaptación de un libro escrito en otro idioma, la cosa casi nunca sale bien -"El amor en los tiempos del cólera", es muy desafortunada... y eso que no soy ultra fan de García Márquez.

Pero después de leerte, creo que me animaré a verla; Jualinne Moore es una estupenda actriz.

Un beso y gracias

Strika dijo...

Ojaral: Sí, claro. Hay algunas adaptaciones que son muy oportunistas y que además buscan sólamente hacer lana. Entre los casos que no son así, destaca Kubrick quien hizo prácticamente puras adaptaciones de textos literarios siempre con muy buenos resultados.
Si puedes lee también el Ensayo de la Ceguera. Después yo me desencanté con Saramago, pero creo que ese es uno de sus mejores libros, sino es que el mejor. Un saludo, Ojaral.

Marichuy:
"creo que cuando hollywood le mete la mano a la adaptación de un libro escrito en otro idioma, la cosa casi nunca sale bien"

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero en el caso de Ceguera, no estoy tan segura de que sea precisamente una producción hollywoodense. Aun cuando su director, Fernando Meirelles (Cidade de Deus, The Constant Gardener), sí haya tenido muy buena recepción en la Academia gringa...

No vi (ni me interesa ver) El amor en los tiempos del cólera , y tampoco soy ultra fan de Gabo (otra cosa más que tenemos en común, querida). Un beso

El Diablo Des. dijo...

¡No, espérame! Solo he leído una que otra parte de tu post y una que otra parte de un comentario. No quiero saber nada de la película, es que la voy a ir a ver esta semana que viene, tu comprenderás.

Salud.

Ojaral dijo...

Claro, me olvidaba de Kubrick! (Ah, esa Lolita, con guíon del propio Nabókov y Peter Sellers como Clare Quilty!).
Bueno, voy a ver si hago de tripas corazón y leo otra vez a Saramago (conste que solo como homenaje a su inteligencia, doña Strika).
Saludos.

jp dijo...

Hola Strika,

Esta vez escribo para hacer una corrección en tu texto. Veo que escribes "Sao Paolo" que no está ni en castellano ni en portugués, es más, creo que esa ciudad no existe. El nombre correcto en portugués sería "São Paulo" o en español "San Pablo" como lo he escuchado muchas veces de mis amigos argentinos.

Y a todo esto, ¿qué opinas de que el nombre de las ciudades se traduzca? A mí no me gusta mucho traducirlas, pero también sé que hay veces que resulta muy difícil decir el nombre de una ciudad en el idioma local.

Saludos!

BLUEKITTY dijo...

Nunca lo había pensado así pero creo que tenés razón en lo que decís; yo siempre fui una de esas tantas en decir "no le hace justicia al libro" pero que es verdad no se pueda obtener la misma exactitud de un lenguaje a otro. Personalmente siempre me quedaré con el lenguaje de los libros, ellos saben cómo hablarnos pero el séptimo arte es algo que me gusta mucho disfrutar en mis tiempos libres también. Voy a verla definitivamente. Gracias por la recomendación. ¡Qué historia! Me dio ganas de volver a leerla. Es un placer volver a agarrar un mismo libro ya leído y volver a él y aún encontrar cambios, no lo creés?

Strika dijo...

Ojaral: Gracias por las flores, pero no me cargue tanta responsabilidad. ¿Y si luego no le gusta el libro? ;)

Diablito: Entiendo perfectamente, yo soy igual con las películas. Pero cuando leas la entrada te darás cuenta de que no doy detalles. No me gustan los spoilers, así que evito ponerlos o, al menos, tengo la decencia de avisar antes. Ya me contarás que tal te pareció la peli.

JP: Claro que Sao Paolo no existe, fue un descuido de mi parte que ya corregí (creo que el ao de "sao" influyó). La tilde no la puse porque de plano no la encontré. Pero eso no es tan grave. En todo caso, gracias por hacerme ver mi error. La traducción de topónimos es todo un rollo del que ya había pensado escribir un día de éstos.

Bluekitty: Si te gustó el libro, definitivamente ve la película. De hecho, saliendo del cine me dieron ganas de volver a leer la novela. Pero no creo que lo haré pronto, porque tengo una montaña de libros en lista de espera.

gamaliel dijo...

Ciertamente es muy complicado hacer una adaptación. Simplemente pienso en como hacer "visualmente" algo que en el libro esta descrito con palabras y no veo la forma de hacerlo equivalente.

Una pelicula que me parece que es una excelente adaptación es El club de la pelea, porque incluso hasta percibí el mismo ritmo del libro en la pelicula (no se si a alguien mas le haya pasado lo mismo).

Otro caso que me llama la atención es el de El nombre de la rosa, porque aunque ciertamente como pelicula es buena (es de hecho de mis favoritas) al principio quede decepcionado, porque entre otras cosas la pelicula dejaba de lado ciertas cosas que me habian parecido emblematicas del libro, como la inteligencia de William de Baskerville, que si bien es cierto que en la pelicula se muestra, en el libro es algo casi monumental; eso sin contar que deja de lado muchos dialogos y reflexiones geniales. Pero aqui entramos en lo que expones en el blog ¿como hacer la adaptación? Si la pelicula de el nombre de la rosa hubiera sido fial al libro, probablemente hubiera sido aburrida y muuuuuy larga.

Con respecto a Saramago y su Ensayo sobre la ceguera, no pude leerlo en una sentada porque simplemente no leo tan rapido, soy muy distraido, pero caray... vaya libro, que dificil es dejar de leerlo. Y como tu, yo despues de ese libro, me desencante un poco con el Portugués. Pero como tengo ganas de ver la pelicula desde que supe que se realizaría (aunque al enterarme de que saldría Gael, pense algo asi como ¡ouh!). Y el hecho de que sea Meirelles el que la dirige, me motiva a querer verla. Y tu post, en definitiva, tambien.
saludos!

Enrique Morán dijo...

Hola Strika
Definitivamente despertaste mi curiosidad.
Yo no he leído el libro de Ensayo de la Ceguera, pero ahora lo haré.
Incluso no me interesaba ver la película, pero, optaré por leer el libro primero y luego ver la peli.
Algo similar ocurrió con el Código da Vinci, que si bien no es la gran joya cinematográfica y literaria, me dejé llevar por toda la parafernalia y la serie de documentales que se hicieron a su alrededor.
Primero compré la película, pero la tuve guardada en su paquete hasta que logré conseguir el libro (carísimo) y luego de leerlo, ver tranquilamente la peli.
Como menciona Gamaliel, el caso de El Nombre de la Rosa es cosa aparte. Como bien dice, el libro de Eco es fenomenal (y también de mis favoritos), pero la película no le llegó, sin embargo se compensó con la gran actuación de Sean Connery. Creo que en eso se equilibró la cosa.
Un saludo y felicidades por tus excelentes posts.
Por aquí seguiremos leyéndote.

gamaliel dijo...

De hecho, enrique moran, creo que el caso de el codigo da vinci es uno emblematico sobre las adaptaciones cinematograficas: "Como hacer algo muy malo, aun peor".

Miroslav Panciutti dijo...

Hasta que salió Ensayo sobre la Ceguera, de Saramago sólo había leído El año de la muerte de Ricardo Reis, que no me había gustado mucho. Sin embargo, el Ensayo, que empecé con alguna prevención, me entusiasmó y me hizo durante unos años devorar casi toda la obra del portugués.

Tampoco sabía que la habían llevado al cine (llevo un tiempo de sequía cinematográfica) y, la verdad, aunque lo que cuentas la hace recomendable, no sé si me apetece mucho verla.

Daniel dijo...

Alguna vez soñé quedarme ciego, y lo que me inquietó es que de alguna manera me gustaba. Estoy un poco obsesionado con el tema.

Poco a poco voy encontrando pistas:
Blindsight (un documental ideado por Erik Weihenmayer, alpinista invidente), The Blind Painter (otro documental http://www.youtube.com/watch?v=L3AgO6H0H98 que habla del genio Esref Armagan), La città negata (video arte de Ottonella y Pelligrini que describe la conversación entre dos invidentes que intercambian ideas de su ciudad), y ahora Saramago, de nuevo. Pacientemente desespero por encontrarme con la película, se habrá algo nuevo, algo distinto que está en espera.

La frase de Kubrick no puede ser más pertinente, y tus apuntes muy estimulantes, gracias por ambos.
:)

Strika dijo...

Gama: No leí el Club de la Pelea. Sólo ví la película, así que no puedo opinar sobre la adaptación. En cuanto a Ceguera, entiendo lo que pensaste cuando supiste que salía Gael. Yo pensé lo mismo, ja, ja. Y bueno, su actuación no está tan mal en esta peli: sale de Gael, ya sabes, como siempre. De hecho, no sé si sea por su interpretación o por que Meirelles lo quiso así, pero al personaje que interpreta yo lo recordaba más cabrón. En fin... Ah y en cuanto al Código Da Vinci, ¡estoy totalmente de acuerdo contigo!

Enrique: El Nombre de la Rosa es uno de esos casos en que primero ví la película y luego leí el libro. De hecho, las adaptaciones pueden motivar a que leamos los originales. Eso también me sucedió con Novecento de Alessandro Baricco; primero ví la película de Giuseppe Tornatore con la estupenda actuación de Tim Roth y me dieron ganas de leer el libro. Tanto la peli como el libro son una joya.

Miroslav: Bueno, si no tienes nada que hacer, ve la película. Vale la pena.

Daniel: Wow, gracias por el documental sobre Esref Armagan. Me pareció súper interesante. Me encantó además cómo este pintor quiere ser recordado como un hombre capaz de ver el mundo con las yemas de los dedos. ¡Y vaya que ve el mundo! Ya me contarás qué tal te pareció la peli de Meirelles.

David dijo...

Sin duda, soy el más ciego en cuanto al libro de Saramago. Pero me pareció posiblemente el libro más idiota que he leído en la vida. El lector más lento, más torpe, más estúpido, agarra la onda después de 40 páginas, y la edición que leí era de 440. Que somos todos ciegos en el mundo ... qué metáfora tan sofisticada y profunda. Alguien capaz de una idea tan sutil seguramente merece el Premio Nobel.

Gevalher dijo...

Tomo nota. Apuntado está en la lista de espera (y ojalá llegue la cinta al cine grande, que es donde me gusta ver las películas), gracias por la recomendación, que viniendo de una enamorada de las palabras tiene más valor para mi.

Yo también leí el libro y me gustó mucho.

Berenize dijo...

Muy buena recomendación, gracias.

Me encanta mirar adaptaciones de novelas en cine porque permite ver otra perspectiva, juzgar o comparar ambos trabajos se me hace un acto por demás pretencioso, asi que sin prejuicios hay que ir al cine.

Strika dijo...

David: Different strokes for different folks.

Gevalher: Ojalá llegue al cine grande por tu tierra. Ya me contarás.

Brenize: "sin prejuicios hay que ir al cine". Totalmente de acuerdo. Gracias por pasar. :)

R. dijo...

Demasiado fiel al libro, creo yo.

La vi anoche, y a pesar de haber releído sólo algunos párrafos, sin duda el libro, leído hace casi una década, se ha instalado en mi memoria de tal manera que estaba un paso adelante de las acciones.

Eso sí, me sorprendí soltando la risa nerviosa, cosa que mencionas y que sin duda no recuerdo haber experimentado al leerlo.

Tendré que recabar opiniones de quienes no han leído el libro.

Saludos,
R.

P.D. Acá encontrarás la opinión del propio Saramago:

Está aprobada. Es una gran película. Me gusto mucho, mucho, mucho (...) La adaptación está muy bien hecha, la película me gustó en todos los aspectos. Me siento tan feliz ahora como cuando acabé de escribir el Ensayo sobre la Ceguera"

EUROPA PRESS - Lisboa - 19/05/2008

Strika dijo...

R: Gracias por tu comentario. Interesante saber que a Saramago le gustó la película. En cuanto a la risa, si bien como dices era risa nerviosa, también creo que la película tiene unas puntadas muy chistosas. Pero no quiero decir cuáles por respeto a quienes no han visto la peli.
Saludos :)