lunes, 20 de octubre de 2008

Egosurfing

Hace algunos meses publiqué una entrada sobre la palabra Googlegänger, elegida por la American Dialect Society como la palabra más creativa del 2007. El término se refiere a la persona que tiene el mismo nombre que uno y que aparece en los resultados de búsqueda cuando uno se guglea a sí mismo. Para más detalles sobre el origen del término pueden ir a dicha entrada.

Esa vez comenté que lo que más me fascinaba del término era la presuposición que había detrás: que la gente se busca a sí misma en la Web. Acabo de descubrir que esa práctica también ya ha sido bautizada. El rastreo que uno hace de su nombre propio o seudónimo en un motor de búsqueda popular se llama egosurfing. El neologismo fue acuñado por Sean Carton, un veterano de los negocios electrónicos, y publicado por primera vez en 1995 en la columna Jargon Watch de la revista Wired. El uso de la palabra se ha extendido en tal grado que incluso ya fue incorporada en el Oxford English Dictionary.

En inglés, a esta práctica también se le conoce como vanity searching, egosearching, egogoogling, autogoogling, self-googling o simplemente googling yourself. Quizás en español podríamos decir autogugliarse o hacer una egobúsqueda. Pero egosurfing aparece ya en miles de documentos en español y su uso como tal se está extendiendo.

En un artículo que encontré, su autor se queja amargamente de que el término egosurfing es una etiqueta peyorativa que describe la práctica de buscarse en Internet como un acto de vanidad. Según él, esta actividad también puede responder a una necesidad profesional y no sólo a la de levantarse la autoestima. Estoy de acuerdo en que hay algo de eso: para muchos profesionistas es importante tener conocimiento de su presencia en la Web. Por otro lado, en vista de que la práctica de guglear a otros (¿altersurfing?) también es muy común, parece lógico que uno deseé saber qué resultados despliega la búsqueda de su nombre (se sabe, por ejemplo, que muchos reclutadores guglean a los candidatos a un puesto y es natural que uno quiera cerciorarse de que su nombre no aparezca asociado con nada indigno). Pero también creo que detrás del egosurfing subyace una especie de búsqueda de reconocimiento. Esta práctica es cada vez más común en una cultura de narcisismo digital en la que proliferan los sitios web de redes sociales como Facebook, Myspace, Hi5, Twitter, y hasta los mismos blogs. Sin un afán reduccionista, muchas de estas herramientas funcionan como auténticos escaparates del yo.

15 comentarios:

A dijo...

Y hay personas que se reencuentran con sus amigos de la universidad/prepa con estas maneras...

Besos coincidentes
A.

marichuy dijo...

Querida Strika

Primero me fui a leer tu entrada sobre los Googlegänger, y como a ti me fascinó esa presuposición de que uno gusta de buscarse a sí mismo, de autogooglearse.

Pero sin duda esta del "egosurfing" le gana. Cierto que deben existir las dos posibilidades: quien se busca por el mero placer de ver su nombre y datos en la red; y quien recurre a ello como una necesidad profesional. Pero en todo caso, Mr. Sean Carton debe comprender que para muchos de nosotros -no sé si esto sea mayor entre los hispanoparlantes, el ego antecediendo cualquier palabra, nos remite de inmediato a la egolatría, a ese pequeño "Eguito" que todos llevamos dentro, como digo yo.

Besos surfeantes

Ojaral dijo...

La verdad, nunca me atrevería a googlear mi nombre, del miedo que me da lo que pueda aparecer (no soy un prófugo de la justicia, no se espante, el sólo hecho de que aparezca algo me da pánico). Hay tanta información dando vueltas por ahí que bien puede ser que el nombre de uno figure en algún lado. Esa sola posibilidad, la información, cualquiera que sea, sobre uno, y que escapa de nuestro control, me aterroriza. A mí denme el anonimato.
Saludos.

BLUEKITTY dijo...

jajajjaja me da un poco de vergüenza admitirlo pero ahora me ha dado curiosidad y me dirijo a google a buscar mi nombre jajaj.

marichuy dijo...

Querida

El Internet está dando lata y me faltó comentarte algo: casualmente recién empecé a leer un libro llamado "Googléame", escrito por la filósofa francesa Barbara Cassin. Me llama la atención que una mujer que ha escrito cosas como un monumental -1500 páginas- "Vocabulaire européen des philosophies: dictionnaire des intraduisibles", y otras obras sobre filosofía y filología, se haya puesto a escribir este pequeño libro en el cual, entre otras cosas -apenas llevo unas páginas- se cuestiona si es necesario plegarse al modelo Google para "ser", por temor a desaparecer.

En fin, ya te contaré, pero la lectura, sin ser propiamente filosófica y densa, tampoco parece del tipo Dan Brawn, pese que el texto no pasa de las 158 páginas.

Un beso

gamaliel dijo...

A mi la neta nunca me ha gustado eso de exponerse de manera tan abierta en las paginas tipo hi5 y facebook. De hecho, durante mucho tiempo me negue a abrir mi espacio en hi5 pero finalmente cai y lo abrí... y lo volvi a cerrar. En el facebook tambien tarde en abrirlo, y no tarde nada en cancelar la cuenta. Y es que la verdad me da flojera ver la actitud de algunas personas que quieren hacer de su espacio algo asi como su autoseccion del periodico de sociales. "En esta foto con mi amigui fulano..." "En esta otra con mi abu, festejando el cumple del perico..." O esa parte donde se describen a si mismos: soy una persona supersensible, y divertida. Me gusta leer a Paulo Coelho y Carlos Cuauhtemoc Sanchez...Yiack!

Daniel dijo...

Ay Dios. A mi me gustan los neologismos, y los caminos por los que puede llevar la web, y la moda que se trata de reinventar, y los tiempos que vienen ¡Benditos tiempos que nunca serán exactamente iguales!

Lo que en todo caso no me gustaría es, que de viejo, me espantase de las generaciones venideras.

Hacerle un lugar a las palabras nuevas me parece una buena vacuna para la vejez amarga, no crees? Yo lo creo y lo celebro.

Salud por lo que venga!

mariano skan dijo...

Hay un tipo en la red que tiene mi mismo nombre y apellido y no sólo eso sino que es menor que yo y para rematarla soldado del ejército de los Estados Unidos de salvamundo-un desatre-además tuvo la desfachatez de subir un video en you tube. si no me hubiera autogugleado no me hubiera enterado de que existe un payaso con mi mismo nombre.

saludos y tus post son geniales

El Diablo Des. dijo...

Terminando de escribir esto me voy a buscar a mi mismo.

A mi si me gustan las redes sociales, bueno solo uso Facebook, porque como dice A, se puede encontrar gente de antes. Soy un tanto más tolerante que Gama así que no tengo problema con aguantar cosas que como a él, a mí también me molestan.

Siempre un placer visitar este lugar.

LA GUERA RODRIGUEZ dijo...

HOla Strika...

Coincido terriblemente con Gamaliel!!... no me agradan las redes sociales y la verdad no tengo tiempo para andar buscando a mis compañeros de escuela :P
Me he "buscado" a mi misma y me sorprende los homónimos que hay!...ninguna soy yo, afortunadamente!!

Besos!

Diana

gamaliel dijo...

Diablo: o sea ¿como?
Yo ni siquiera dije que me molestababan, nomas dije que me daban flojera, al que le molestan es a ti jaja.Creo que yo soy un poco mas tolerante que tu

Por cierto hace un par de años yo me busqué en google y no halle a nadie igual que a mi, ni a mi...y ahora le doy... y si aparezco, y la neta eso me provoca dos cosas... algo asi como miedo...y algo asi como autoestima elevada jaja

saludos

Strika dijo...

A, Gama , Diablo des y Güera: Yo también tengo cuenta en Facebook y a pesar del exhibicionismo de muchas personas que a veces llega a darme mucha flojera, le encuentro muchas ventajas. Gracias a esa red, he reencontrado a amigos no sólo de la universidad, prepa y hasta de Kinder, sino también a personas de otros países que conocí hace muchos años viajando, antes de que existiera el correo electrónico, y con las que creí que nunca más volvería a tener contacto. También creo que a través de este tipo de redes uno puede "conocer" gente nueva y establecer contacto con personas que están en los mismos rollos que uno. Eso me ha pasado gracias al blog, pero también a Facebook. Pero que use y encuentre ventajosas estas redes no significa que no vea y no me dé flojera toda esa parte de narcisismo y exhibicionismo digital.

Marichuy: Suena bien el libro. Viniendo además de una filósofa y no de un Dan Brown, creo que puede ser muy interesante. ;) Ya lo guglié (ja, ja) y vi que está editado en el FCE. A ver si lo consigo. Me encantó lo del pequeño "Eguito" que todos llevamos dentro, ja, ja. En inglés el prefijo –ego también nos remite de inmediato a palabras como egoism, egomania, egocentricity, etc. Me imagino que Mr. Carton estaba muy consciente de ello...

Ojaral: Me intriga lo que en tus fantasías piensas que podría aparecer con tu nombre si te guglearas. Deberías escribir un cuento al respecto. :)

Bluekitty: No te avergüences, te digo que yo sí (bien narcisista que soy) me he buscado varias veces. ;)

Daniel: A mí también me encantan los neologismos y me asustan los reaccionarios de la lengua que se oponen a éstos. Justamente ayer se me ocurrió ver qué onda con la palabra "guglear". Mucha gente escribe "googlear", pero si el término va a entrar en nuestra lengua tendríamos que adaptarlo y escribir "guglear". El caso es que encontré unos foros en donde la gente decía que como empecemos a adoptar términos estúpidos como ése, nuestra lengua se iba a ir al carajo. Qué pena que piensen así. Las lenguas evolucionan y la incorporación de nuevas palabras es natural. En fin, ya me estoy yendo por otro tema. En todo caso, como tú, celebro las palabras nuevas, y a veces hasta invento mis propios neologismos :)

Mariano: Como explicaba en la entrada de hace unos meses, Googlegänger es una adaptación de Döppelgänger que es un vocablo alemán para designar al doble fantasmagórico de una persona, o a su "gemelo malvado" (el Mr. Hyde del Dr. Jekyll). La persona que encontraste en Internet con tu mismo nombre, es decir, tu Googlegänger suena de veras como tu gemelo malvado. ;)

Gracias a todos por pasarse por aquí. Y me da gusto haber despertado la curiosidad narcisista de algunos. :)

¡Saludos!

gamaliel dijo...

Pues será que como aun mantengo contacto con mis amigos de la secundaria, y la universidad, de la prepa no tengo a nadie a quien tenga ganas de re encontrar y de la primaria la neta ni me acuerdo de mis compañeros...

perdon por lo amargator

jp dijo...

Yo confieso que practico el egosurfing con cierta regularidad.

Berenize dijo...

Yo me confiezo: He gugleado mi nombre varias veces y una de las razones principales es para ver que tipo de contenido arroja google sobre mi, porque lo deseemos o no podria beneficiarnos o perjudicarnos el hecho de tener una vida cyber activa o el termino que sea.

y cual fue mi sorpresa:tengo un Googlegänger!!

Por años, desde que inicié en blogger por allá del 2004 mi nombre de usuario fue: Berenoise y desde que descubrí que hay otra persona que se hace llamar así opté por cambiarlo a mi nombre real: Berenize. aunque no hay punto de comparación entre la chica y yo y sobre todo porque quien se atreva a guglear mi nombre jamas podría confundirnos.

empezaré a considerar volver a usar mi apodo.