domingo, 19 de abril de 2009

Anadiplosis

Me acabo de topar con esta palabreja. Tiene nombre de enfermedad, pero no lo es. Del griego διπλός (diplos, doble) y el prefijo -ανά (-ana, de nuevo), la anadiplosis es una figura retórica muy curiosa que se produce mediante la repetición de una palabra o frase al final de un verso y al comienzo del siguiente.

El ejemplo clásico de anadiplosis podría ser el que aparece en la primera frase del Génesis:

En el principio Dios creó los cielos y la tierra.
Y
la tierra estaba sin orden y vacía (...)

Cuando se dan varias anadiplosis seguidas estamos hablando de una anadiplosis progresiva o concatenación. Podemos ver un buen ejemplo en el siguiente poema de Antonio Machado:

La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,

el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor

Ha pasado un caballero
-¡quién sabe por qué pasó!-
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.

Otro ejemplo de concatenación más popular y prosaico aparece en boca de Yoda, uno de los maestros Jedi de la Guerra de las Galaxias:

El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento.

(Por cierto, esas palabras tendrían que haber sido el epígrafe de mi entrada sobre el miedo y el odio).

No hay que confundir este recurso literario con la epanadiplosis, que es otra figura de repetición en la que una frase empieza y termina con la misma palabra.
El prefijo extra en epanadiplosis proviene de la preposición griega epi que significa “sobre”, “además”. El típico ejemplo sería: “Verde que te quiero verde” (García Lorca). Otro ejemplo famoso (en inglés) viene de un discurso de Malcolm X:
You bleed when the white man says bleed. You bite when the white man says bite, and you bark when the white man says bark.

Me gustan estas dos figuras retóricas. ¿Alguien conoce otros ejemplos? O quizás alguno de mis talentosos lectores podría poner uno de su cosecha...

13 comentarios:

marichuy dijo...

Querida Strika

Tienes razón, en principio la palabra suena más a enfermedad; quizá una relacionada con alguna bacteria o algo así.

Querida, me encantaría poder aportar un ejemplo de este recurso literario, como tu nos lo propones. Pero me declaro incompetetne.

Involuntariamente, seguro he usado, o mal usado para ser precisa, algún símil de la anadiposis; pero de ahí a hilvanar algún ejemplo más poético o mínimamente decente ... no puedo.

Besos ignorantes.

Ojaral dijo...

La primera es como un caminito empedrado, las migas de Hansel y Gretel. Una palabra le pasa la posta a otra, y esta a otra más, y así. Muy bueno.
Gracias por el desasne!

Caminante dijo...

Por alguna extraña razón en una época de mi vida practique Lima Lama con el MPI y los Panchos Villas pero me acorde de una frase que decían en clase.

"Mejor huir que pelear, mejor pelear que herir, mejor herir que matar, mejor matar que morir"

Saludos.

mariano skan dijo...

Hay canciones infantiles que utilizan el primer recurso como en la popular canción" sal de ahí chivita chivita" que dice en uno de sus párrafos:"...EL AGUA NO QUIERE APAGAR EL FUEGO
EL FUEGO NO QUIERE QUEMAR EL PALO
EL PALO NO QUIERE PEGARLE AL LOBO
EL LOBO NO QUIERE SACAR A LA CHIVA
LA CHIVA NO QUIERE SALIR DE AHI..."
La letra va variando según quién la cante, la zona, etc pero el mecanismo es el mismo. Hay otras canciones similares pero ya no recuerdo la letra.
Un buen ejemplo de figuras retóricas las ofrece García Madero en uno de los capítulos de Los detectives, hace una enumeración como la de Buba, el de Forrest Gump, con las recetas de camarones, bueno, soy un tanto exagerado.
Saludos Stika

Setu dijo...

Strika, te propongo lo que cantaba Jacques Brel en "El llano país" :
"Avec la mer du Nord pour dernier terrain vague,
Et des vagues de dunes pour arrêter les vagues,
Et de vagues rochers que les marées dépassent,
Et qui ont à jamais le cœur à marée basse..."
Lo siento, en español no funciona:
"Con el mar del Norte como último terreno vago/ Y oleadas de dunas para detener las olas/ Y vagas rocas que las mareas desbordan/ Y que para siempre tienen el corazón en marea baja..."

R. dijo...

Leyendo "Muerte entre poetas" de Ángela Vallvey (Finalista Premio Planeta 2008), encontré un ejemplo:

“No hay criatura sin amor,
ni amor sin celos perfecto,
ni celos libres de engaño,
ni engaños sin fundamento.”
Tirso de Molina.

Saludos,
R.

Katrina Van Dassos dijo...

Mucho tiempo sin pasarme por aquí :(
He tenido uans semanas a tope y casi no me ha dado tiempo a bloggear por ningún lado.
Me encanta entrar aquí y encontrar siempre entradas de este tipo. Que o bien me enseñan algo nuevo, o me recuerdan algo de lo que aprendí en el cole. ¡Cómo me gustaba lenguaje!
Y los ejercicios para buscar figuras retóricas me parecían entretenidísimos, siempre encontraba más de los que existían, jajajaja. Vamos, que me inventaba unos cuantos siempre. Con lo que me gusta el enrevesamiento... se cree el ladrón que todos son de su condución.Me ha hecho mazo de gracia leer lo de Yoda, jajaja, ya ves. Menudo literato estaba hecho.
Y de memoria la verdad es que no puedo aportar más ejemplos. Recurrir a google o a algún libro de texto de la época, sería hacer trampa :P

¡Un abrazo!

Ocioso en la oficina dijo...

Saltando de un blog a otro, di de pronto con el tuyo. Qué agradable sorpresa descubrir, entre tantos plumíferos insulsos (yo me incluyo, por supuesto), a alguien que todavía trata con mimo a las palabras y se preocupa por difundir su étimo, su significado profundo: esa voz que nos llega de los siglos. Y pues nada: solamente quería dejarte otro comentario para que sepas que el eco de tus conocimientos alcanza a muchos.

A. N.

Reparo mínimo. En el cuarto verso del poema de Machado sobra el verbo "tiene": desajusta el metro. Todos los versos son octosílabos.

gamaliel dijo...

quizá Yoda padecía de anadiplosis... :p

saludos...

Strika dijo...

¡Uff! ¡Qué semana tuve! Acabo de terminar apenas una chamba para el lunes y todavía tengo que revisarla, pero eso (espero) será más rápido. Por eso no contesté antes a sus amables comentarios. Aquí les va:

Marichuy, querida: No te preocupes, yo tampoco sería capaz de acuñar un ejemplo mínimamente decente. ¡Hasta Yoda es más poeta que yo! :D Besos apoéticos

Ojaral: Me gustó la imagen del caminito de Hansel y Gretel. Gracias por pasar, ;)

Caminante: Gracias por la frase de los Panchos Villas. Está buenísima. Un saludo

Mariano: Ahora mismo voy a buscar ese capíutlo de Los detectives salvajes, ¡pues no lo recuerdo! Un saludo, ché ;)

Setu: Merci ! J'adore Jacques Brel! Y no, claro que no funciona porque no se puede guardar el juego de palabras de vague(ola)/vague(vago). Saludos ;)

R: ¡Qué milagro! Gracias por tu ejemplo. Un saludo

Katrina: No te preocupes, yo también he estado muy desconectada de la blogósfera por motivos de trabajo. Qué bueno verte por aquí. Un abrazo

Ocioso: Bienvenido a este blog. Gracias por decirme lo del poema de Machado. Creo que lo copié mal y creo que nunca me habría dado cuenta. Pero ahora que lo dices tienes razón, desajusta el ritmo. Lo voy a arreglar ahora mismo.

Gama: Mientras Yoda no padeciera de influenza porcina ¡todo está bien! :D Un abrazo

Katrina Van Dassos dijo...

Un poquito tarde, pero creo que este ejemplo le sirve. Me lo he encontrado de sopetón, en medio de Los detectives salvajes:

"-¿Y qué es una epanadiplosis? -Nadie me contestó-. Es una figura sintáctica que consiste en la repetició de una palabra al principio y al final de una frase, de un verso o de una serie de versos. Un ejemplo: Verde que te quiero verde, de García Lorca."

:D
Ahora sí que siento haber contribuído, jajaja.
Un abrazo

jnj dijo...

Yoda, antes bien, sufría de "hipérbato", no de anadiplosis como apunta el amigo gamaliel. Cuando menos, en la traducción del castellano peninsular, su sintaxis siempre mudaba el orden SVO a SOV o bien OSV.

Te dejo este curioso soneto de María Rosal, una joven poetisa española, intitulado "Los arma el diablo (capricho epanadiplósico)" e incluido en su poemario "A pie de página". A la retahíla de epanadiplosis, se añaden diversos juegos de palabras.

"Soneto cuando nace no es soneto
es una idea, un ritmo, y es
revés de metro y rimas al revés,
boceto descarnado de un boceto.

Reto a donosas musas, y es el reto
cortés. ¿Por qué, oh pluma descortés,
en vez de aliento ofrécesme el envés?
Completo es ya el cuarteto. ¡Al fin completo!

Trabajo peliagudo, este trabajo
has perdido. ¡Si no te queda un as!
Cabizbajo el terceto, cabizbajo.

Tras el verso descubres -¡marcha atrás!-
Bajo las consonantes golpea bajo
Satanás con el rabo, Satanás."

Salu2.

Strika dijo...

Katrina: Gracias, pero ese ejemplo ya estaba en la entrada. Je, je. De hecho, yo creo que es el ejemplo clásico.De todos modos, gracias por la aportación. ;)

jnj: Qué interesante lo que dices sobre Yoda, que sufría de hipérbaton. Tendría que volver a ver la Guerra de las Galaxias (que de hecho, está entre mis pendientes), pero prefiero verlo en inglés y no sé si también suceda. Gracias por el capricho epanadiplósico. Un saludo