jueves, 30 de abril de 2009

Influenza

Y a todo esto, ¿de dónde viene la palabra influenza?

El vocablo proviene del italiano influenza que precisamente significa influencia. Resulta que en la Edad Media los sabios italianos creían que la extraña enfermedad que hoy llamamos gripe se debía a la influencia astrológica. Probablemente dicha creencia se debía al hecho de que las epidemias de gripe suelen producirse en ondas cíclicas con fases más o menos regulares, por lo general, en primavera y otoño. Otras fuentes señalan que en la Edad Media el término se usaba para designar cualquier epidemia, pues hay registros de que en 1504 a una epidemia de fiebre escarlatina se le llamó influenza di febbre scarlatina. De cualquier forma, el término influenza se empezó a usar para nombrar exclusivamente a la gripe durante una pandemia que azotó a Europa en 1743.

La palabra “gripe”, por su parte, proviene del francés gripper (“agarrar”, “asir” o “coger”). Y es que en el siglo xviii, la grippe era definida en publicaciones francesas como una “enfermedad que se apodera de uno bruscamente”. La palabra gripe apareció en la lengua española apenas en el siglo xix. En algunos lugares de América Latina, como México, la llamamos gripa, vocablo que está aceptado por la RAE.

El origen de la palabra influenza es un ejemplo más de que los nombres de las enfermedades están muy relacionados con las creencias que hay detrás de éstas. (Si quieren leer más acerca de la fascinante historia de los nombres de algunas enfermedades, les recomiendo esta entrada y esta otra). Desde siempre ha habido una tendencia a ver las enfermedades como algo sobrenatural, incomprensible y oscuro. Esto no cambia mucho hoy en día. Quizá ya no creamos que las enfermedades estén provocadas por la influencia de los astros o que sean castigos divinos (bueno, algunos todavía creen en eso último), pero sí hay muchos que creen que son resultado de un complot internacional tramado por las farmacéuticas, el G7, Obama, Calderón o la conspiración judeo-masónico-comunista-internacional. Al final, me parece una actitud menos medieval creer que los astros provocaron la epidemia.

13 comentarios:

BLUEKITTY dijo...

No creo que las enfermedades sean castigo divino o resultados de científicos encerrados en algún laboratorio oculto, pero sí creo que los informes masivos para crear pánico y promover aún más la histeria y la ignorancia son complots de gente real con vaya a saberse qué fines!! Una vez más tratan de manejarnos como muñecos y muchas veces lo logran.

Espero mi opinión no sea tan medieval ;)

Paola dijo...

Yo creo que se dice gripa porque pues el adjetivo es agripado y no agripedo, ja!

Ojaral dijo...

Hay una película de John Cassavetes que se llaman "Una mujer bajo influenza" (A woman under influence, si no recuerdo mal el título original. Y la verdad, no se trataba de la gripe. Nunca entendí eso. A no ser que la palabra influenza se utilice también para algún tipo de enfermedad mental, que era lo parecía sufrir la protagonista.
Saludos!

marichuy dijo...

"desde siempre ha habido una tendencia a ver las enfermedades como algo sobrenatural, incomprensible y oscuro. Esto no cambia mucho hoy en día"

Querida Strika

Ni más ni menos, parece increíble que entre la Edad Media y el siglo XXI, no hayamos avanzado mucho en la formas de ver o más bien, mal ver las enfermedades y cosas que no entendemos. Las enfermedades no son castigo divino desde luego...

Un beso

Koalbiter dijo...

Había oído el termino pero nunca le había puesto mucha atención. Me parece interesante el salto de la medicina medieval a la moderna, estoy leyendo al respecto.

Saludos!

Miroslav Panciutti dijo...

Parece que cada cierto tiempo surgen enfermedades que se nos presentan casi como castigos divinos. Desde la peste medieval, tenemos pánico al contagio a través de agentes invisibles, sin que podamos darnos cuenta. Pero lo cierto es que existen y, aunque se manipula irresponsablemente, ese miedo es comprensible. Te diré que a mí, llegado de México hace casi un mes, en esta semana pasada, entre bromas y veras, ya me han hecho ciertos gestos precautorios. Un beso.

Por cierto, influenza no se dice en España, de lo cyal me alegro, porque me parece una palabra muy fea para la gripe (aunque me encanta el italiano).

alonso dijo...

como ben la estratejia politica de calderon,
veran que para laproxima semana ya nop habra nada...

mariano skan dijo...

Hola Strika, lei con atención y ahora sé que redundamos cuando decimos: me agarré una gripe machaza-
Otra frase que viene de allá lejos y hace tiempo debe ser: ese tipo está alunado ( de mal humor ).
y la palabra influenza me recuerda el tema de charly garcia "influencia" *Si yo fuera otro ser
No lo podría entender.
Pero es tan difícil ver,
Si algo controla mi ser.*


saludos

Zapatos Vagabundos dijo...

Sí pues, y todos esos bobos fantaseosos que creían que el antrax era un ataque islámico!

Se supone que ahora uno ve estos sucesos virales científicamente, y obviamente los mitos y leyendas acerca de la causa divina o astreológica del mal son descartados, sin embargo los diarios como El Chino y El Men aún publican que, por ejemplo, esto de la gripe porcina es un preámbulo para el apocalipsis y cosas así...

"Influenza porcina"; sería un buen nombre...

Enrique dijo...

Hola Strika
Pues ahora ya les dio por cambiarle el nombre al virus.
Primero se le denominaba Influenza Porcina, luego se le cambió a Influenza Humana.
Ahora ya la están catalogando como Influenza A H1N1 o hata Gripe A H1N1.
Porqué tanto cambio si a fin de cuentas es el mismo virus?
Saludos

Strika dijo...

Bluekitty: Estoy totalmente de acuerdo contigo. El hecho de que critique tanto a los partidarios de las teorías de conspiración no significa que aplauda esas campañas de desinformación y sobreinformación que sólo apuntan a crear pánico entre la población. Eses es puro protagonismo por parte de los medios de comunicación, de los políticos o incluso de gente que se aprovecha de estas situaciones para lucrar y hacer dinero a costa del miedo ajeno. Pero esa es otra historia. Mi punto es que el virus sí es real, y que desde siempre han existido virus en la naturaleza sin necesidad que los creen los humanos. No veo como medieval tu opinión. ;)

Paola: Ja, ja, ja. Tienes razón, no lo había visto así. :D

Ojaral: A lo mejor el retraso mental lo sufría más bien el traductor de la película, porque influence significa influencia. Ja, ja.

Marichuy: Ve a decírselo a Serrano Limón. Je, je.

Hugo: Es muy interesante, sobre todo porque uno se da cuenta de que no hemos cambiado mucho.

Miroslav: A mí también me parece feo el nombre influenza, pero después de todo es una enfermedad y no esperaba un nombre bonito. Je, je. Lo que dices de los gestos precautorios que has notado por parte de la gente me hace pensar que quizá ahora podríamos hablar de que lo tratan a uno como “agripado” en vez de “apestado”. ;)

Alonso: En lo personal no creo que sea una estrategia política de Calderón. Que su reacción haya sido o no la adecuada, ese es otro boleto.

Mariano: Y también está el término de “lunáticas” para las mujeres que padecían de accesos de locura, que se pensaban influenciados por la luna.

Zapatos vagabundos: Sí, a mí realmente me sorprende la cantidad de gente que ve moros con tranchetes por todas partes. Gracias por pasar.

Enrique: ¡Es lo mismo que me pregunto yo! Y justamente hablaba de eso en la entrada pasada. Demasiado tiempo invertido en algo que no es tan importante como sí lo es la contención del virus.

Saludos a todos y gracias por pasar,
Strika

e. r. dijo...

También hay una banda de Rock guatemalteca llamada influenza, y por acá es uno de los mejores covers de charly garcía. Buenísma la información, ya estuve tratando de organizar el mismo conocimiento a través de wikipedia pero ahora ya no hace falta. Saludos, Strika

jnj dijo...

La Gripe Nueva. He aquí el aséptico tecnicismo, que de poco ha servido a los pobres coptos en Egipto.

Cierto que 'gripe' es término poco menos que reciente en nuestro idioma; según Corominas, el primer testimonio data de 1897. Sin embargo, si atendemos a la hipótesis del insigne etimólogo, la palabra es un galicismo, cuyo étimo último es el germánico 'grüpi', derivado de 'grûpe(n)', que significa "agacharse, acurrucarse" así como "estar enfermizo, encontrarse mal".

Salu2.