miércoles, 23 de septiembre de 2009

Serendipia

All things are ready, if our minds be so
Shakespeare (Henry V, Act 4, Scene 3)


Por un artículo publicado la semana pasada en El País acabo de descubrir esta palabra. Según la Wikipedia, la serendipia es “un descubrimiento científico afortunado e inesperado que se realiza accidentalmente”. El diccionario Merriam Webster define el término como “la facultad o el fenómeno de descubrir cosas valiosas o agradables sin proponérselo”.


En la historia de la ciencia, hay un sinfín de ejemplos de serendipia. Alfred Nobel inventó la dinamita gracias a que mezcló accidentalmente nitrocelulosa con nitroglicerina; Louis Pasteur obtuvo cristales de una forma única debido a que la temperatura en el alféizar de la ventana estaba por debajo de los 26°C; Henri Becquerel dio con el uranio mientras trataba de investigar el fenómeno de la fluorescencia usando placas fotográficas; y James W. Christy descubrió el satélite más grande de Plutón, Caronte, gracias a una imagen defectuosa de Plutón. En la farmacología hay muchos casos también. Por ejemplo, una espora que cayó accidentalmente en una placa de cultivo y que mató a una bacteria llevó a Alexander Fleming a descubrir la penicilina y a abrir camino para la era de los antibióticos.

La mayoría de los descubrimientos arqueológicos se han hecho por accidente: los Rollos del Mar Muerto fueron descubiertos por dos pastores beduinos en una cueva de Qumrán (dicen las malas lenguas que inclusive los pastores quemaron algunos manuscritos en una hoguera que hicieron para calentarse). En 1799, el capitán francés Pierre-François Bouchard descubrió la piedra de Rosetta cuando las tropas de Napoleón estaban en Egipto. Y, sin irnos tan lejos, los restos del Templo Mayor fueron descubiertos en 1978 por unos trabajadores de la Compañía de Luz mientras excavaban para hacer una instalación subterránea de cables.

En el ámbito de la exploración también predominan los casos de serendipia, siendo quizás el más emblemático el descubrimiento de América. Y también existe serendipia en el mundo de las ideas y los conceptos. Así, por ejemplo, a Isaac Newton se le ocurrió la teoría de la gravedad cuando vio caer una manzana de un árbol y Arquímedes también tuvo una “revelación” mientras tomaba un baño en tina, lo que lo llevó a descubrir su famoso principio y salir a las calles de Siracusa desnudo gritando ¡Eureka!

En realidad, se podría decir que la serendipia es casi casi el motor de la ciencia. Pero a todo esto, ¿de dónde viene la palabra?

Serendipia es un calco del vocablo inglés serendipity. El término es un neologismo acuñado por el escritor británico Horace Walpole en 1754 a partir de un cuento de hadas persa titulado “Los tres príncipes de Serendip”, cuyos héroes se la pasaban haciendo descubrimientos, por accidente o sagacidad, de cosas que no buscaban”. El nombre proviene de Serendip, un antiguo nombre para Ceilán (hoy Sri Lanka), del árabe Sarandib y del sánscrito Simhaladvipa. Si bien la palabra se originó en el siglo xviii, su uso no se expandió hasta el siglo xx. Actualmente, aparece en todos los diccionarios ingleses y en 1950 se formó el adjetivo serendipitous (¿serendipitoso?).

Hace diez años el escritor escocés William Boyd, en su novela, Armadillo, acuñó el término zemblanity (¿zemblania o zemblanidad?) como antónimo de serendipia. Es decir, se trata de la "facultad de hacer descubrimientos infortunados y desagradables". La palabra viene de Novaya Zemlya (Nueva Zembla), un archipiélago en el ártico, en el que Rusia llevó a cabo numerosas pruebas nucleares. Zemblanity sería, pues, el descubrimiento inevitable de lo que no se quiere saber. Sin embargo, el uso de este vocablo aún no se ha expandido y no aparece en los diccionarios ingleses.

Si bien serendipia no aparece en el DRAE, ni en ningún otro diccionario español (al menos no en los que tengo en casa), el término es de uso muy frecuente en nuestra lengua. La Wikipedia menciona el término español chiripa como sinónimo de serendipia. Según el María Moliner, chiripa es “un acierto casual o una casualidad favorable, rara”. Pero como el mismo artículo de la Wikipedia señala, “chiripa” es más de uso coloquial y además, según el diccionario, esta palabra se usa más en un contexto de juego.

Por cierto, este rollo de la serendipia me recordó a una entrada que escribí hace casi un año sobre el sistema de estantería abierta en las bibliotecas. En ese entonces no conocía la palabra, pero de haberla conocido habría dicho que la estantería abierta promueve la serendipia. También el Internet es una fuente ilimitada de serendipia. ¡Cuántos descubrimientos afortunados he hecho por hacer clic en un vínculo que se me presenta fortuitamente!

21 comentarios:

gamaliel dijo...

Recuerdo que la primera vez que escuche esa palabra, fue porque era el nombre de una pelicula, pero no se de que trate, nunca la vi.

Un ejemplo muy representativo de serendipia y que muchos hombres arriba de 60 seguramente agradecen es el del viagra. Tengo entendido que lo que intentaban hacer era una medicina para el corazon, pero los voluntarios con quienes se experimentaba no quisieran dejar de tomarlo por su rendimiento sexual y eso lo reportaron a los investigadores...

Un saludo, Strika :-)

marichuy dijo...

Querida Strika

Yo conocía el término en inglés y sólo hasta hace poco tiempo, como en serendipia, di con la palabra así españolizada y todo por un artículo referido a eso que mencionas: su relación con los descubrimientos científicos.

Y estoy de acuerdo con Wiki: chiripa, aunque pudiera tener un significado parecido es de “rango menor” (casi el equivalente al “como el borrico que aprendió a tocar la flauta”)

Un beso

Aurore Dupin dijo...

Gamaliel lo ha mencionado ya: gracias a la serendipia Pfizer es el Goliat de las farmacéuticas transnacionales.

Empero, aunque prácticamente todo mundo conoce su utilidad en la disfunción eréctil, efectivamente su aplicación fundamental es en los casos de hipertensión pulmonar severa, especialmente por cardiopatías (ha mejorado la calidad de vida en muchas personal, y ha reducido la cantidad en varias que tuvieron la genial idea de utilizarla de forma inadecuada en noches de pasión que terminaron en el forense).

Dejando de lado los terminajos médicos, también existen caminos metafísicos a ese respecto, con lo que se ha comentado entre el azar y el destino; pero de igual manera cabe el comentario de Luis Pasteur "La fortuna favorece a la mente preparada".

Fortuna, Imperatrix Mundi.

Lansky dijo...

La verdad es que no, querido amigo, por ejemplo, el de la manzana de Newton es completamente falso. De todas formas habría que distinguir entre "descubrir" un nuevo principio, regla, ley, etc. en física y "descubrir" un yacimiento romano en un campo que están arando ¿No te parece?

Otra cosa es el ya viejo método de "prueba y error", como se usa en muchos campos, p.ej., la industria farmeceútica

No había oído la palabra en mi vida, creo que la olvidaré.

Miroslav Panciutti dijo...

Sí conocía esta palabra y que, efectivamente, es una asimilación directa del inglés y, para mi gusto, con muy poca fortuna (me suena bastante fea, pero sobre gustos ...) Tanto por su novedad como por que me chirría, no la uso nunca ni creo que lo haga. Sí empleo, en cambio y con mucha frecuencia, "chiripa", vocablo de "toda la vida" que, por lo que dices, deduzco que no se usa en México. Quizá implique, como dice Marichuy, un rango menor, pero me da igual. En realidad ambas, serendipia y chiripa, vendrían a ser sinónimos de casualidad o azar. Se hace un descubrimiento por casualidad, sin estar buscándolo expresamente; me parece superfluo distinguir a posteriori, según la importancia de lo descubierto, si se ha llegado por chiripa o por serendipia. Por eso pareciera que el invento terminológico más obedece a afanes pedantes, pero, en fin ... Un beso

Por cierto, Lansky, Strika es mujer.

Júbilo Matinal dijo...

Miroslav me ha pisado el comentario casi punto por punto. La palabra me cae gorda, no por barbarismo sino por neologismo forzado, artificioso y mal sonante. También en inglés. Me niego a usarla, máxime cuando en castellano castizo "chiripa" viene queriendo decir eso mismo con arraigo y solera. El proceso de elevar a "culta" una palabra que en su origen no lo era -como el noventa y cinco por ciento de las palabras, por otra parte: vivan los plebeyos, también en este terreno- me parece mucho más natural y deseable que el de forzar la invención de palabras. En inglés quizás funcione pero en español, a mi juicio, no.

DIANA dijo...

Una palabra mas que conozco gracias a ti.

Es sobremanera interesante lo que compartes de cada palabra en tus textos.

Besos!

Strika dijo...

Gama: Ja, ja. No sabía lo del viagra. Gracias por el dato cultural. ;) No conozco esa película que dices, pero acabo de búscarla en la IMDB y creo que no pienso verla... Un saludo :)

Marichuy, querida: Ja, ja. "El borrico que aprendió a tocar la flauta". Ya no me acordaba de esa frase que es muy chistosa. Besos risueños

Estimadísima Aurora: De hecho, ese comentario de Pasteur se parece un poco a la cita de Shakespeare que puse como epígrafe de esta entrada. Un abrazo

Lansky: Como ya lo dijo Miros, soy mujer. Y espero que no olvides la palabra. Sería una pena. Digo, una cosa es no pensar usarla y otra olvidarla y que la próxima vez que la escuches no entiendas su significado. ;)

Miros y Júbilo: No estoy muy de acuerdo con ustedes en lo de chiripa. El diccionario define chiripa como un acierto casual o una casualidad favorable. La diferencia con serendipia sería que esta última se refiere a un descubrimiento. En México, sí usamos chiripa, pero usamos la palabra en contextos como "pasó el examen de pura chiripa" o "tomé el autobús de chiripa". No diría que Fleming descubrió la penicilina por chiripa. Pero en fin. Por otro lado, aunque quizá pedante y forzada, la palabra “serendipia” se usa cada vez más y no dudo que en un par de años aparezca en los diccionarios. De hecho, después de leer sus comentarios, se me ocurrió buscar serendipity en el diccionario inglés-español de Oxford y se traduce nada más y nada menos que como serendipia. También busqué chiripa para ver cómo lo decían en inglés y la traducción no es serendipity, sino fluke que en los diccionarios monolingües se define como “a stroke of luck” (un golpe de suerte). Por otro lado, un montón de lenguas han adoptado el calco de serendipia: sérendipité (francés), sérendipità (italiano), סרנדיפיות (hebreo, lo cual se lee serendipiut), serendipiteit (holandés), serendypność (polaco), etc.

Diana: Gracias. ;) Un beso

mario skan dijo...

Es la 1º vez que leo esa palabra, en argentina se usa una expresión que significa lo mismo. Cuando alguien descubrió algo bueno sin proponérselo se dice lo descubrió de pedo o de ojete.Claro, la palabra serendipia, que parece otro de los hechizos de Harry Potter, economiza las palabras.
Internet es una fuente inagotable, toda la razón Strika, y sus post too.
saludos

jordim dijo...

y tb es una peli bastante mala de John Cusack..

Axell01 dijo...

Lei ha ragione! Es muy cierto lo que dices...
por cierto, Yo estudio idiomas, El cerebro no descansa. Está confirmado que mientras duermes tu cerebro está más activo que cuando estas despierta. Más bien lo que tienes que hacer es liberar y manejar mejor el estrés. ;-) un saludin para ti también.

Enrique dijo...

Hola Strika
Creo que no sólo en la historia de la ciencia, sino en la historia de toda la humanidad la serendipia ha sido determinante.
El ser humano no nació con el conocimiento, todo se lo fue encontrando a lo largo de los siglos.
Desde el descubrimiento del uso del fuego hasta el popular viagra, hay millones de casos de serendipia.
Un abrazo

Lansky dijo...

Verás, Strika, amiga (disculpa la confusión de 'sexo', lo de 'genero' lo reservo para la gramática: manías mías), lo de olvidar la palabreja, me lo proponga o no, será un hecho, porque me quedan sólo dos neuronas y a veces ni se hablan entre ellas; de todas formas, si me la encuentro -los dioses no lo quieran-, seguro que la entiendo por el contexto.

Un abrazo

R. dijo...

¡Hola Strika!

Debo ser el único que vio la peli "Serendipity". La pareja de protagonistas (en realidad la idea es de ella) deja que el azar los vuelva a reunir, al escribir sus respectivos números telefónicos en un libro de García Márquez, que será vendido a los libreros de viejo, y en un billete de un dólar puesto inmediatamente en circulación. Ya te imaginarás cómo acaba eso...

Lo bueno de todo ello fue que me interesé en averiguar el significado de la palabrita.

A mí "serendipia" me resulta malsonante. Incluso he leído artículos que utilzan el "serendípicamente". Me quedo con chiripa, chiripazo, y hasta con una palabra propia de la jerga peruana: champa de la que se deriva el champero, que se les aproximan en significado.

Saludos,
R.

jnj dijo...

Genial, como siempre, Strika. Y bien traída la analogía con las bibliotecas de estantería abierta (he aprovechado para leer también ese artículo tuyo).

Hace ya más de un año escribí una entrada en mi anterior bitácora. Siempre pienso en importar a la nueva algunas entradas; pero, como no tengo claro si ello vale la pena, mientras tanto te dejo el enlace, por si te interesa:

http://acontraluz.blogia.com/2008/052401-serendipia-enfoque-linguistico-..php

Recuerdo que allí indicaba que el DAE de Seco y cía. (última maravilla lexicográfica a partir de fichas manuales) recogía el término "serendipidad". Asimismo, el DIEC normativo fija para el catalán "serendipitat". Por entonces realicé una búsqueda comparativa con Google, la cual ofreció estas cifras: 10.100 resultados en 0,05" para "serendipidad", frente a los 60.300 en 0,23" para "serendipia". He vuelto a hacerla en un momentito y, curiosamente, el resultado para la segunda es muy similar, mientras que, para la primera, poco menos que se triplica.

En cuanto a la zemblania o zemblanidad como proceso opuesto a la serendipia o serendipidad, era algo que desconocía totalmente.

¡Jo, lo que se aprende siempre contigo!

Un beso.

jnj dijo...

¡Ah!, por cierto, si ha de triunfar, prefiero "cemblania" o "cemblanidad"(de momento resultado 0 en Google; no así con zeta).

Otro beso.

Dante B. dijo...

me uno a su homenaje a Internet como productor-promotor de serendipia (es más bonito el original serendipity, que estuvo de moda hace, si no me equivoco, unos 15 o 20 años)
soy un amante incondicional de los felinos; por ellos y su avatar, estoy aquí. Gracias

Ah, para mí chiripa tiene un rasgo despectivo, desvalorizador, que no existe en la palabra inglesa. Y se confunde con chiripá, un poncho que se anudaban los gauchos a la cintura y cubría parte de las piernas.

matusnoelo dijo...

querida Stricka me parece que espacios como este hay pocos felicitaciones, espero no desates la conjura de los necios.

De paso te mando una invitacion a mi blog.

http://elcaminodeldebraye.blogspot.com/

Espero tus comentarios.

Strika dijo...

Mariano: En México “ojete” se usa para describir a una persona que es mala onda y ruin con los demás. Un hijo de puta, pues.

Jordim: Sí, es lo que dicen. Pero creo que no pienso verla.

Axell: Así es. Tengo que buscar más actividades liberadoras de estrés. Antes hacía meditación y era una buena forma de desconectarme por 30 minutos. Tengo que retomarlo.

Enrique: Sí, quizá habría que decir que la serendipia es el motor de la historia. Ja, ja.

Lansky: Pues deberías mandar a terapia de pareja a esas dos neuronas. ¡Es broma! Un abrazo

R: Sí, ya me imagino en que termina esa peli, así que mejor no verla. Je, je. Y es cierto que serendipia no es la palabra más bonita del mundo...

Jnj: Qué cosas. Al rato, cuando tenga un poco de tiempo, voy a tu artículo en tu antigua bitácora. Y no sabía que Seco consignaba serendipidad. Tienes razón que si ha de sobrevivir es mejor cemblanidad o cemblania con “c”.

Dante y Matusnoelo: Gracias y bienvenidos. Prometo visitarlos cuando tenga tiempo. Por lo pronto, ando con tanto trabajo que tengo que hacer malabarismos para no descuidar mis actividades laborales ni tampoco mis compromisos bloguísticos. ;)

Un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Es como "hacer un homero"

Anónimo dijo...

Comentar que Colom no sabía a donde iba, no es una serendipia, es una necedad... que significa no saber lo que se debería saber...

Colom sabia perfectamente a donde iba, pues había ido más veces, y los Templarios catalanes hacía mas de 150 años que comerciaban con productos de Brazil y de Argentina...

Por cierto palabra catalana es brassil.... significa del color de las brassas... como Argentina, que significa del color del argent, plata...

El palo de Brassil lo traían para teñir las telas, ese palo de brassil solo existía en esas selvas amazonicas...

por lo tanto los que tenian ese palo, y lo comerciaban en Cataluña y en Italia solo pudieron traerlo de el unico lugar en el mundo que había... BRASIL...

en la corte del rey frances hay maderas nobles de Brasil, que fueron llevadas a Francia, antes de 1492...

Dan Brown escribirá todos estos casos en un proximo libro, estuvo hace unos dias en Barcelona y hablo de eso.. Los templarios Catalanes en tierras de Argentina...