miércoles, 4 de junio de 2008

Redefiniendo el matrimonio

Todas las lenguas del mundo están en constante evolución. El cambio lingüístico es un proceso natural de modificación y transformación que, por su evolución histórica, todas las lenguas experimentan. Este cambio puede darse en diferentes niveles: fonético-fonológico, morfosintático y léxico-semántico. El cambio semántico, que se refiere al cambio de significado de las palabras, es para mí uno de los más interesantes, ya que suele reflejar factores históricos, sociales, psicológicos y culturales.

Acabo de leer que la Sección Filológica del Instituto de Estudios Catalanes (IEC) está discutiendo cómo tratar en el diccionario la palabra “matrimonio”, después de la aprobación de la ley que reconoce como matrimonio la unión entre dos personas del mismo sexo. Hasta ahora, todos los diccionarios definen matrimonio como “la unión de un hombre y una mujer”, y el IEC entiende que la nueva realidad social ha hecho insuficiente e incompleta la definición.

Se me ocurrió buscar en varios diccionarios ingleses y franceses monolingües para ver cómo tratan la palabra. En los diccionarios franceses que consulté se consigna la misma definición que los diccionarios españoles, pero no es el caso de los ingleses. Si bien muchos diccionarios ingleses todavía tienen la definición tradicional, descubrí que ya hay algunos que se han adaptado a la nueva realidad. El Merriam-Webster consigna dos definiciones: la primera es la tradicional y la segunda señala que puede referirse a “la unión de dos personas del mismo sexo”. El American Heritage Dictionary of the English Language (cuarta edición, 2000) también ha incluido una acepción que señala la unión entre personas del mismo sexo. El diccionario de Encarta va mucho más lejos, pues nunca menciona que la unión sea entre hombre y mujer, y define al matrimonio como “una relación legalmente reconocida, establecida por una ceremonia civil o religiosa, entre dos personas que tienen la intención de vivir juntas como pareja sexual y doméstica”.

Creo que la solución más fácil es hacer una generalización, como el Encarta, y definir al matrimonio como "una unión entre dos personas, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales". Es una definición más exacta y evitaría algunos posibles conflictos. La iniciativa del IEC me parece muy pertinente, y yo esperaría que la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española empiecen a considerarlo muy pronto. Desde ahora anticipo que muchas personas van a saltar, particularmente esos sectores ultraconservadores que todavía existen en nuestros países (y en todo el mundo). Sin embargo, hacerlo es lo correcto, ya que la actual definición de matrimonio se ha vuelto obsoleta.

5 comentarios:

camila dijo...

lo curioso del matrimonio, es que no importa que tanto "cambie" seguira signifiacando lo mismo y llevando a cuestas los mismos retos y las mismas satisfacciones. A menos que nos empecemos a casar con animales, ahi si la cosa cambia

A dijo...

uno de los principales frenos en mexico para legalizar la union de personas del mismo sexo fue que la figura familiar es de un hombre y una mujer que van a procrear.

Asi, dos mujeres o dos hombres no pueden ser familia, por que no pueden procrear, por lo tanto no hay matrimonio, por que no existe la figura que les ampare.


Por eso creo que la definicion si cambia las cosas, la relacion de una concubina y de una esposa con el respectivo tipejo no son iguales por que no existe el mismo respaldo para ambas.

Por eso creo que si es importante redefinir (de preferencia avanzando ja) conforme la sociedad avance.

ojala avance...yo por eso no voto por el PAN.

Besos igualitarios

A

Riti dijo...

Mmmm.... el debate es interesante... se le puede ver desde el punto de vista jurídico y del estado, en el que el estado debe procurar la union familiar y la procreación de la familia para (ups!) seguir poblando la nación y ser próspero... o desde el punto de vista liberal y decir que si, efectivamente, debe de modificarse el concepto... pero si este concepto tiene la connotación de hombre y mujer, me pregunto si no hay creatividad para inventar otro nuevo que indique, precisamente, la unión entre dos sexos... podría acaso aplicar? A mi no me parece tan sencilla la empresa y tampoco me salta el escapulario... no se... qué opinas?

strika dijo...

Riti: La connotación de una palabra o expresión es el matiz secundario que rodea el significado oficial que aparece en el diccionario. En otras palabras, la connotación es el significado subjetivo, que se opone a la denotación, que es el significado objetivo. Así que es al revés: la palabra "matrimonio" denota "la unión entre un hombre y una mujer", pero ya no connota lo mismo. Esto es porque ha cambiado su significado desde el punto de vista cultural. Es por ello que hay que incluir una nueva definición en el diccionario que se adapta a la nueva realidad del uso de la palabra. Quizás algún día se invente otra palabra (neologismo), pero ese es otro boleto, y otro proceso lingüístico.

A dijo...

strika sama...eres mi idolo