viernes, 20 de junio de 2008

Schadenfreude

Siguiendo con el tema de los vacíos léxicos, me topé con una palabra de origen alemán que no tiene equivalente en español: Schadenfreude. El vocablo proviene de las palabras Schaden (daño) y Freude (alegría), y significa algo así como “alegría por la desgracia ajena”. Algunos diccionarios lo traducen como “alegría malsana”. Inclusive existe el adjetivo schadenfroh, que mi diccionario define como malicioso o cruel, perdiéndose todo el chiste de la palabra.

El alemán no es la única lengua que ha lexicalizado este sentimiento tan ruin, y sin embargo tan humano. El griego tiene la palabra ἐπιχαιρεκακία (epikhairekakia) que proviene de ἐπι (epi, encima), χάρις (járis, alegría o gracia), κακός (kakos, mal). En la Ética a Nicómaco, Aristóteles usó el término epikhairekakia como parte de una tríada de términos, en la que epikhairekakia funciona como el contrario de phthonos (envidia) y némesis (justa indignación) el medio.

Otras lenguas también tienen términos similares:

Árabe: shamaatah, shamtan
Croata y serbio: zluradost (zlo: mal, radost: alegría)
Checo: škodolibost (škoda: daño o pérdida, libost: placer)
Danés y noruego: skadefryd (skade:, daño, fryd: regocijo)
Estonio: kahjurõõm (kahju: daño, rõõm: alegría)
Finlandés: vahingonilo (vahinko: accidente o daño, ilo: alegría o felicidad)
Hebreo: שמחה לאיד (simja la’id) (שמחה simja: felicidad, איד id: desgracia)
Holandés: leedvermaak (leed: sufrimiento o pena, vermaak: entretenimiento)
Lituano: piktdžiuga (piktas: enojado, džiaugsmas: alegría)
Sueco: skadeglädje (skada: daño, glädje: alegría o felicidad)
Ucraniano: zlovtiha (zlo: mal o daño, vtiha: alegría o felicidad).

El inglés no tiene un término específico, pero ha adoptado el Schadenfreude alemán y, de hecho, aparece en los diccionarios. Que en español no exista la palabra como tal, no significa que el sentimiento no exista en nuestra cultura. Quizá somos un poco más hipócritas al no querer nombrarlo. O quizá sea tan vergonzoso que es un tabú.

El año pasado tomé un curso de meditación budista llamada Brahma Vihara. El objetivo de dicha práctica es cultivar cuatro emociones que son las virtudes más grandes a las que aspira el budismo: metta (amor incondicional), karuna (compasión), mudita (regocijo empático) y upeka (ecuanimidad).

Mudita es el opuesto de schadenfreude, pues es la habilidad para sentir alegría con respecto a la buena fortuna de los demás. Y hay que decir que es una de las emociones más difíciles de desarrollar. Es más fácil empatizar con el sufrimiento ajeno y sentir compasión por el prójimo (ojo: compasión, que no es lo mismo que lástima), que empatizar con la alegría ajena y celebrar la felicidad del prójimo. Por algo existirán tantas lenguas que han lexicalizado el schadenfreude. Parece que el ser humano es un schadenfroh en potencia.

11 comentarios:

A dijo...

Que buen post Strika, ciertamente los mexicanos tenemos muy a flor de piel ese sentimiento, creo que lo disfrutamos, por que incluso hacemos muchas cosas para sentirlo, ¿cuantas veces hemos visto qu los compañeros de trabajo se meten el pie sin mas beneficio que el de verlos caer?

O los que viven en el extranero, ma de una persona me ha dicho que lo peor que le puede pasar es trabajar con mexicanos fuera de mexico.


Besos malsanos
A.

Strika dijo...

Así es, mi querida A. Tristemente a los mexicanos no sólo nos cuesta regocijarnos por la alegría del prójimo, sino también por sus éxitos. Y eso sí que está bien jodido.
Besos avergonzados,
Strika

Koalbiter dijo...

Hola Strika!

Siempre tiene una palabra interesante de la cual escribir. Y bien llamas hipocresía a una lengua que guarda sus tabúes hasta del mismo lenguaje, pero también es humano avergonzarse de lo que hace en secreto, solo venciéndose a uno mismo como propone Buda, se puede erradicar este mal. Y es común ver como un tráfico se hace más lento cuando hay un accidente y más cuando es grave, el morbo y una pequeña sensación de gusto cruza por la mente de la gente, como dicen, es un sentimiento muy humano.

Saludos,
Hugo

Strika dijo...

Hugo: En efecto, la gente es bien morbosa. Y yo creo que ese defecto humano lo podemos vencer precisamente tratando de cultivar el amor incondicional y el regocijo empático. Aunque suene muy "flower power" como diría un amigo.
Saludos,
Strika

Odara dijo...

Como he estado tanto tiempo fuera, voy poniéndome al día (aprovechando que Strika no tiene tiempo de actualizar, ja, ja). Interesante esta entrada. Me resulta curioso que, habiendo términos en checo, ucraniano y serbocroata, no exista ninguno en polaco. O, al menos, que yo sepa. Investigaré, pero no me suena. Saludos, esta vez desde A Coruña.

Strika dijo...

Mi querido Odara: Supongo que si existiese el término en polaco, lo conocerías o sería fácil de deducir (o más bien inducir), por como están formados los términos en las otras lenguas eslavas. Por cierto, en ruso también existe el término y es злорадство (зло: mal, радость: alegría) que, si entendí bien tus clases virtuales de cirílico (;)), se parece un poco al vocablo croata. En todo caso, si descubres que hay un equivalente polaco, no dudes en avisarme.
Saludos, ya otra vez desde el DF :)

José Gerardo Navarro Arenas dijo...

como siempre, es un gustazo volver a leer este post! qué bueno que lo recordaste en tw.

Strika dijo...

¡Gracias, José Gerardo!

Un saludo :)

MAAG dijo...

Quizá, evitando palabras, nos queremos curar en salud. Tan humano también.

Más notas, bitte!

Strika dijo...

Gracias, Mael. Ya volví a "postear". ;) Espero seguir teniendo tiempo para no abandonar más mi blog.

Bis bald!

Lou Chiang dijo...

Es una lástima que nuestro idioma sea tan incapaz de formar esos términos compuestos.Un equivalente más bien insípido o vápido es"regodeo".Schadenfreude es un cultismo que tiene su lugar yse puede usar en ocasiones.