domingo, 24 de febrero de 2008

Tras la huella de los realvisceralistas

Después de indagar a través de seiscientas páginas y del testimonio de una multitud de personajes sobre el paradero de Arturo Belano y Ulises Lima, me quedé con la impresión de que los verdaderos detectives salvajes del libro somos los lectores y no los dos poetas. Así que me di a la tarea de seguir sus huellas treinta años después.

Sin embargo, la Ciudad de México ha cambiado mucho en las últimas décadas. No sólo se ha duplicado el número de habitantes y multiplicado el número de automóviles, sino que, como otras ciudades, se ha dado entrada a la globalización y a la homogeneización del paisaje urbano. (Afortunadamente, el centro sigue siendo El Centro y, a pesar de cierta modernización y de la proliferación de franquicias, todavía existen muchos de los establecimientos legendarios del DF).

En todo caso, si bien treinta años después parece difícil rastrear la mayoría de los lugares frecuentados por los realvisceralistas, ya sea porque han sido remodelados o porque nunca existieron sino en la ficción, todavía podemos encontrar uno que otro sitio de pie.

En la esquina de Bucareli con Morelos se encuentra el Café La Habana, mejor conocido en la ficción como Café Quito, y que fue el punto de encuentro de los infrarrealistas, mejor conocidos en la ficción como realvisceralistas
o viscerrealistas.


Un vistazo a su interior:


El Café la Habana existe desde 1952 y, además de los mencionados poetas, ha contado entre sus parroquianos a políticos, periodistas, estudiantes de izquierda y espías de Gobernación. Entre las anécdotas curiosas, se dice que en ese mismísimo lugar se gestó la Revolución Cubana, pues ahí se reunían Fidel Castro, el Che Guevara y otros exiliados cubanos a fines de los 50s.

5 comentarios:

A dijo...

Ahi tome el 'ultimo cafe' con F :(

no creo regresar jamas
besos melancolicos
A

strika dijo...

Oh... siento haberte removido recuerdos. :(
Besos apapachadores.
Strika

A dijo...

gracias!

:)

Besos consolados
A.

pd. por que seremos asi?...ahhh el amor las mujeres y la vida.

Julie dijo...

Qué casualidad, estuve revisando tus entradas anteriores porque pensaba recordar que habías escrito una sobre la palabra "gringo" y encontré ésta. Apenas empecé el libro de Bolaño y me está gustando bastante, sólo que hasta donde he llegado me parece un poco machista. ¿Te parece?

Strika dijo...

Julie:
Nunca había pensado en el libro como machista. Quizá los personajes lo sean un poco, al fin y al cabo son los típicos mexicanos (ja), con excepción de Belano que es el alter ego de Bolaño.

En todo caso, este libro es sin duda uno de mis favoritos. Lo leí el año pasado e inmediatamente pasó a formar parte de mi Top 10.

Un abrazo,
S.
P.D. La entrada sobre la palabra gringo, por si no la encontraste, está aquí: http://tripodologia-felina.blogspot.com/2008/09/green-go-home.html